Mi manifiesto

17

Desde el domingo hasta hoy todavía estamos sintiendo la euforia de los ganadores y el duelo de los perdedores. Apenas y alcanzamos a oler la reconciliación para una anhelada y verdadera democracia que nos represente a todos.
El primero de julio nos marca un antes y un después de como conocemos la vida pública de México. Por ello, antes de analizar los resultados electorales, que hay mucho que observar, decidí escribir un manifiesto desde la sala de redacción del canal al cual escribo con esa tranquilidad que deja el haber sido testigo de un cambio importante.
El domingo en la noche conforme avanzaron las horas, enviaba mis enlaces, escribía en mi Facebook cada detalle que veía de la jornada electoral, leía las expresiones o insultos de simpatizantes, militantes y ciudadanos en general a favor o en contra de sus candidatos, recibía reclamos por mi opinión o información publicada. Leía con alegría por lo que se fue y a veces con angustia por lo que vendrá.
Entre todos mis pensamientos abrí las siguientes preguntas ¿Por qué ganaste? ¿Por qué perdiste? Y a la vez respondía, porque se ganaron a la gente que no quería más de los mismo, porque no escucharon a la gente que les pedía un cambio. A cada respuesta que daba sentía libertad.
Con esa misma libertad escribo estas líneas a los nuevos funcionarios, para recordarles que hay una sociedad más consciente, que ayer esos que te alabaron serán los mismos que mañana te harán la crítica más ácida por tus errores y tendrás que aguantarla. Nos tocará hacer más ciudadanía. Tu que ganaste la alcaldía o una diputación serás vigilado en cada acto que realices, serás sumamente exigido en tus obligaciones para beneficio de todos y no de tus bolsillos. Ya no serán candidatos, sino representantes de un pueblo. Estás obligado a ser plural y tolerante. Ya no más simulación, ya no más privilegios, ni corrupción. Serás como un vaso de agua.
Delegados. Con la llegada de Morena al gobierno federal habrá nuevos delegados, pero no serán campechanos. Andrés Manuel López contempla enviar a integrantes del “grupo Tabasco” que encabeza Enrique Mayans, propuesta para dirigir al IMSS, para estar al frente de las delegaciones. Campeche es un edén. Así que nadie se frote las manos.
Al fondo. El tsunami de hartazgo que arrastró al PRI también se llevó al PAN al descrédito social en la entidad, los resultados lo ubican como tercera fuerza política por abajo del castigado PRI. Ganaron la capital, no hay duda, pelean el ayuntamiento del Carmen, solo ganaron tres distritos locales. También fueron castigados.
Aplausos. Para todos y cada uno de los hombres y mujeres que fueron funcionarios de casillas, ¡bien hecho! Fueron héroes en silencio. Por ese esfuerzo que hicieron le devolvieron una aire de esperanza a esta incipiente democracia. Lanzadas las cartas nos leemos la próxima semana.