Memoria histórica… o amnesia irreverente

5

El fenómeno de la corrupción trae afectaciones catastróficas en los ámbitos económico, político y social; país, estado o municipio sufren el engaño masivo al enfrentar acciones realizadas a escondidas de una supuesta alianza enmarcada en “pactos” de honor, por la democracia, por la erradicación de la pobreza, por la educación, por la libertad, por la justicia, y que al final, se convierten tan solo en la ostentosa demostración del abuso del poder conferido por los cargos y autorizado por los ciudadanos al exhibir públicamente los productos de sus transacciones ilegales, la malversación de información, el cinismo de las negociaciones fraudulentas, el proteccionismo de “la mano maravillosa del poder” como máxima burla de impunidad, y además, el despotismo que enarbola el manipuleo, para continuar en la honrosa lista de beneficiarios eternos, en la fidelidad y la sumisión que se paga con las perlas de la Virgen y el oro de alguno de los Reyes Magos.
Con bombos y platillos se anuncia un nuevo proyecto de Nación que hace recordar a fuerzas, que la Historia de la Política Mexicana comienza después de la Independencia de México, en donde se dieron muuuuchos proyectos pero que logra su consolidación con el Presidente Benito Juárez, quien con sus políticas de Reforma condujo al país hacia la modernidad de la ilustración. Porfirio Díaz en un Gobierno de treinta y un años encierra sus resultados en una guerra de hartazgo generadora de una revolución que puede ser considerada como el inicio de una Política Moderna en el país. (Bueno, todo se hizo en nombre de la revolución, por lo que toda relación será pura coincidencia).
Desorganización para la organización después de la revolución; (salió en verso sin esfuerzo), surgimiento de instituciones, firma de la Constitución de 1917; Plutarco Elías Calles propone la creación en 1928 de un partido político del pueblo y para el pueblo, lo cual se da hasta 1929 con el nombre de Partido Nacional Revolucionario (PNR), siendo el primer partido político de México, el cual posteriormente se convirtiera en Partido Revolucionario Institucional, invencible monstruo de las mil cabezas, que explotaron, je, hasta hacerlo explotar.
En esa historia por la lucha de las causas justas de todos los mexicanos, enarbolando banderas de justicia, de equidad y de oportunidad para todos, surge un segundo partido fundado en el año de 1939, (diez años después) y que es el Partido Acción Nacional (PAN), fracción considerada de derecha en la política mexicana, el cual ha tenido la oportunidad de compartir el poder presidencial en el país. (¿Beneficios? Jejejeje, para toooooodos. Queda de tarea).
Ahora, en esa competencia abierta por el poder se presenta por sí solo el considerado momento más importante en la política moderna, el tan anhelado cambio de gobierno, ¡Un nuevo proyecto de nación!, esperanzas escondidas en suspiros callados pero profundos, sin embargo, en una realista traducción, está la aceptación con la negación al ver a los mismos hombres, con los mismos nombres, en otro partido, pero tras los mismos objetivos de siempre, y la esperanza como sanguijuela en sal, revolcándose en su asombro, en su estupor y en su incredulidad.
La breve reseña histórica es para reflexionar, analizar, ubicar y responder con firmeza sobre el proceso de la política mexicana, bastante intrincada, pero que demuestra con claridad que sus personajes básicos son parte de la misma raíz, y ante ello tan solo una pregunta, ¿ESTO ES MEMORIA HISTÓRICA…O AMNESIA IRREVERENTE?

garihefa@hotmail.com