Mal uso de redes… chisme y destrucción

9

Más que imprescindibles, las redes sociales se han convertido en algo trascendental en todo individuo que posea un teléfono celular. Facebook, twitter, instagram, linkedin, whatsaap, en fin, en todas ellas por una mala costumbre que se protege con el nombre de curiosidad, se abren cuentas y se establecen perfiles de una manera tan natural sin pensar tal vez, que a más de beneficios a obtener, son un riesgo por los peligros comprobados hacia los usuarios que en su mayoría son jóvenes y adolescentes. Sin embargo el progreso y la tecnología jamás serán malos, ni obstáculos para el avance si desde el primer momento se conocen sus reglas de funcionamiento y las normas de conducta para poder participar de manera activa en ellas; o sea “madurez” para entender y aceptar los derechos así como las consecuencias que estos generen al aceptar de manera consiente la participación activa de quien así lo solicita.
En un análisis somero tomado de una revista para internautas se establece que: el uso de las redes sociales es igual tanto en hombres como en mujeres, o sea, prácticamente igualitario; que la edad de los usuarios va de los ocho a los cincuenta años, de una manera activa y altamente adictiva; que el Facebook y el twitter son los más utilizados sin reglas ni respeto alguno a esa importante red social, a la que han convertido en el medio para ofender, injuriar, vituperar, e incluso exhibir en una falta total de respeto, a personas, agrupaciones, familias, etc.; que el instagram se ha consolidado como la tercera red social en importancia y que el Whatsaap es la red social preferida por todos por su facilidad y efectividad; que el promedio de horas diarias que se dedican al uso de las redes sociales es de tres horas.
Las actividades diversas desarrolladas a diario demuestran la importancia de las redes sociales, aunque también el uso negativo de ellas ante la complacencia de todos, como cómplices de una red que egoístamente se utiliza sin defender ni convertir en ese punto de avance y facilitación de la convivencia humana. ADICCIÓN es una palabra muy fuerte y únicamente relacionada con drogas, anfetaminas o alcohol, sin embargo ¿alguien sabe cuando empieza una peligrosa adicción a las redes sociales, a los peligros de su mal uso, al control de relación individuo-red social? Según el estudio DESCO-NEC-TA DE PANGEA, la adicción a las redes sociales impide desconectar la exigencia de la mente hacia la red social para tomarse el descanso físico y mental que se necesita. O sea, si no hay descanso, pues no hay como consecuencia felicidad ni bienestar. ¡De ese tamaño! ¡cómo la ven!
Se ha comentado tanto en esa ansiedad, de la baja autoestima, de la falta de atención, de la búsqueda de ser alguien, en fin, tantas cosas, pero lo que sí queda en claro es que se ha convertido en un enorme monstruo que mueve de manera indiscriminada a gentes, que deciden sobre otros, cambian y acaban según planes y proyectos manejándolas con habilidad y que han sido capaces de chipear las conciencias mecanizando pensamientos y destruyendo valores y moral ante el permiso y la aceptación de quienes en su confusión generada, ya no saben que es lo que pertenece al ámbito de la convivencia real y cual lo que pertenece a las redes sociales, por lo que el aire queda de que “ MAL USO DE REDES, CHISME Y DESTRUCCIÓN”.

Comentarios: garihefa@hotmail.com