Los infiltrados del PT

55

Vamos a platicar del odio y amor que hay entre las dirigencias del Partido del Trabajo y Morena, del maltrato hecho por Layda Sansores, Manuel Zavala e inclusive Andrés Manuel López Obrador en su gira por Campeche, a estos pobres y huérfanos del PT que aún con la dignidad pisoteada están buscando achocarse a una alianza en donde ya les dijeron que no los quieren, no al menos en una alianza equitativa.
A la fuerza ni los zapatos entran, dice el dicho popular, pero en política se fuerzan los acuerdos y negociaciones para alcanzar los objetivos o la supervivencia. Al político cuando se le va el hueso ha de sentir que lo pierde todo, y más cuando el que se lo está arrebatando era su aliado hoy lo ve como un estorbo, ya no lo respeta, el decoro vale lo mismo que un cacahuate.
Andrés Manuel estuvo el viernes por Escárcega y Calakmul, me hago la pregunta: ¿Por qué no viene a la capital o a Carmen? ¿Será que ya no llena plazas? Pero bueno, ese será otro tema; lo que trato de decirles es que aunque los del PT disimulen y hagan muecas a leguas se nota que no han logrado convencer a los dirigentes de Morena para ir en alianza, tal como van a nivel federal, y es verdad, porque mientras Layda Sansores y Manuel Zavala tengan el control absoluto de Morena, tener una alianza para ir a la elección juntos, al PT le va a costar más que la dignidad.
Sobrada está la dirigencia de Morena en Campeche, Sansores de por sí rompe con alguien si los acuerdos no le favorecen del todo, a excepción de la vez que no se postuló para candidata a gobernadora para enfrentar al PRI cuyo candidato fue Fernando Ortega Bernés, sexenio en que hasta la puerta de la casa del mandatario les abrieron. Lo que no dice Ana María López Hernández es el maltrato que sufrió por parte de los de Morena en Escárcega previo a la llegada de López Obrador, y aunque ella lo nombre como “mala comunicación”, es evidente que no la quieren o ¿de qué otra manera se puede entender el candado en la puerta para evitar que entre Ana María y sus 200 petistas al evento?
Es claro, Morena piensa que pierde al aliarse con el PT en Campeche, los considera infiltrados y provocadores. No hay confianza entre ellos.
Quedan menos de diez días para que los partidos hagan alianza o coaliciones y las registren ante el Instituto Electoral. En los pasillos del PT comentan que la única manera que Morena aceptaría ir junto al PT es como dama de compañía, una alianza solo de membrete, en la que el PT no tenga ni voz ni voto para poner candidatos.
El PT está urgido de recuperar el registro como partido estatal, necesita votos directos de sus propios candidatos, si acepta lo que le propone Morena abonaría con votos a la coalición nacional pero no para recuperar el registro local, pues los votos se irían a los candidatos que comanda Manuel Zavala.
Obvio que así no hay negocio para el PT, yo creo que Ana María recogerá los pedazos de dignidad del Partido del Trabajo e irán solos a la elección, no sin antes preparar el camino de la traición. Ya veremos si al final Morena llora por la ausencia del PT, o éste vende a otro postor su dignidad y logra recuperar el registro local.
Para terminar le recuerdo que el Partido del Trabajo perdió su registro a nivel nacional en el 2015, pero el INE determinó que con la votación extraordinaria de Aguascalientes el PT logró el 3 por ciento necesario para mantener el registro y acceder a prerrogativas, todo gracias al PRI.