Los candidatos y sus farsas de “humildad”

21

Ya en plena campaña electoral los candidatos a diversos puestos de elección popular se han lanzado con todo para conseguir el voto ciudadano, y han salido a relucir todo tipo de “virtudes” desplegadas por los propios aspirantes donde destaca, que ahora todos son de “cuna humilde”, aunque basta con revisar sus redes sociales para entender esa máscara con la que tratan de engañar al electorado.
Unos se autonombran y se creen súper héroes, otros aseguran que vienen de la cultura del esfuerzo y que con una tiendita de abarrotes su madrecita la sacó adelante y fue tanto el esfuerzo que hasta para viajar contentamente a Europa les alcanzó. Me pregunto: ¿por qué reniegan de su origen, si nacieron en cuna rica o en familias acomodadas para qué lo ocultan?, eso es vergonzoso y denota su poca calidad moral.
Estuvieron pegados todo el tiempo al sistema, e incluso se aprovecharon de ello para favorecer a sus empresas familiares con contratos de obras y servicios, pero al no conseguir ser tomados en cuenta para cargos de elección popular, ahora militan en partidos opositores, pero tratan de ocultar sus orígenes y hacerse los humildes, de la famosa frase de “la cultura del esfuerzo” la misma que se utiliza cada campaña para causar lástima y mendigar los votos.
Asombrado leo una carpeta que hallé tirada en las calles del fraccionamiento Kalá donde una candidata que ha presumido en redes sociales sus viajes por el mundo entero, criticado y hecho escarnio de los que sacan sus mejores ropas para ir al cine “como si fueran a una fiesta”, que ahora casi casi comía tierra y andaba descalza. En verdad que cuando lo leí sentí ganas de volver el estómago, pero bueno, en estas campañas se vale de todo. Hoy quieren ser humildes, vender la imagen de “pobres”, de humildes, de pueblo, aunque sea totalmente todo lo contrario y con eso evidencian de los que son capaces de hacer por lograr intereses personales, porque dudo mucho que esa vocación de servicio que pregonan sea auténtica. Quien esconde su origen denota ingratitud. Si naciste rico para qué ocultarlo, ¿o es que su fortuna familiar es de dudosa o inmoral procedencia?
En contraparte hay candidatos del partido oficial que a lo largo de su trayectoria en el servicio público han demostrado vocación y lo más importante, no ocultan su origen, no esconden que son nietos o hijos de gente que han formado sus fortunas, es decir, no se ocultan ni fingen, eso les da un mayor valor a la vista del electorado.
En días recientes una supuesta encuesta que le da una amplísima diferencia al panista Eliseo Fernández Montúfar, candidato del PAN a la alcaldía de Campeche, fue difundida en algunos sitios de internet. Al respecto, los medios de comunicación cuestionaron al abanderado priísta Claudio Cetina Gómez, y su respuesta fue clara y no se “enganchó” en este tema que al parecer fue dirigido con la única finalidad de generar polémica y al mismo tiempo publicidad gratuita.
Claudio Cetina demostró inteligencia y altura al responder que desconoce esa supuesta encuesta y subrayar que él trabaja en su campaña y no pierde el tiempo en espiar o ver cómo va uno u otro candidato. Defendió sus propuestas de campaña, y eso es lo que todos los aspirantes deberían hacer en vez de perder el tiempo en guerras sucias y críticas.
Hoy el electorado deberá ser inteligente para elegir a la hora de votar y no dejarse engañar. Al tiempo.