Lo más comentado…

5

Que en el Partido de la Revolución Democrática siguen sin ponerse de acuerdo entre sus militantes y cada quien declara lo que le viene en gana, usando el membrete de la franquicia, pero sin una línea ideológica clara, definida, uniforme. Así son ellos: Un día son de izquierda; al siguiente, son aliados de la ultraderecha; y cuando les conviene, son del centro. Nada definidos.

Que a una semana de la imposición de Víctor Améndola Avilés como dirigente estatal, aún no se ve para dónde irá el partido del Sol Azteca que anda más preocupado en buscar el método que le permita subsistir luego de la próxima elección, que en meter en cintura a sus militantes.

Que muestra de las desavenencias entre los perredistas es que un día sale a los medios Luis García Hernández, uno de sus militantes, a censurar una protesta de martillos ante el Instituto Estatal del Transporte; culpa a Layda Sansores y a Manuel Zavala, de Morena, de ser provocadores y orquestadores de movimientos de taxistas en contra del Gobierno.

Que al día siguiente, aparece Luis Moo Turriza, el mismo que se encadena para que le den dinero y que negocia bajo el agua para seguir en la estructura perredista, a decir que los taxistas que causaron destrozos son unas víctimas inocentes. ¿A quién le creemos, al que los defiende o al que los critica? Así son los perredistas, indefinidos en todo.