Lo más comentado…

18

Que vaya que ha dado mucho de qué hablar el debate del pasado domingo, en el que los cinco candidatos a la Presidencia de la República dieron a conocer sus propuestas, se lanzaron acusaciones directas e indirectas, y hubo desde lo serio hasta lo lo humorístico y lo absurdo. Fueron dos horas importantes para el futuro del país.

Que, como era de esperarse, todos los candidatos y sus seguidores, afirman haber ganado el debate, haber presentado las mejores propuestas y haberle conectado varios golpes a sus rivales. Es difícil dar a un vencedor, puesto que en este tipo de actividades no se trata solo de hablar bien, de ser emotivo o de tener aptitudes para la actuación, sino que lo verdaderamente importante son las propuestas y principalmente la manera en que se concretarán.

Que en el encuentro hubo de todo, y por desgracia, muchas personas se emocionaron más por los dimes y diretes entre los candidatos, entre las acusaciones por errores o incumplimientos en su pasado, que en lo que verdaderamente era el objetivo: qué harán si son electos en beneficio de los mexicanos.

Que ya vendrán dos encuentros más, en los que ojalá se corrijan errores de logística, tanto de los organizadores como de los candidatos, que muchas veces no supieron administrar su tiempo para responder. Y ojalá que en los siguientes encuentros los ganadores sean los mexicanos que elegirán y no los que hablen mejor o se defiendan bien.