Las fortalezas de Claudio

70

Ayer, en un ambiente de fiesta partidista, Claudio Cetina Gómez recibió su constancia que lo acredita como precandidato del PRI a la Presidencia Municipal de Campeche, primer paso para obtener la estafeta tricolor y contender en una elección que se anticipa competida, y sin temor a equivocación, podría decirse, la que más movilización ciudadana tendrá en el ámbito estatal. La historia comienza a escribirse con dinamismo, fe y voluntad.
El extitular de la Oficina del Gobernador, esposo y padre de familia ejemplar, respetuoso, recibió ayer el respaldo de la tropa institucional que le acompañó en el momento de recibir de la Comisión Municipal de Procesos Internos de su partido la constancia de precandidato. Con una actitud sensata, abierta y visionaria, que llamó poderosamente la atención a quienes todavía descifran su actuación primera, Cetina agradeció el respaldo que le tributaron sus correligionarios
La ruta que sigue Cetina Gómez para consolidar su candidatura va viento en popa, y no precisamente porque todos quienes aspiraban a esa posición se hayan hecho a un lado para cortejar su postulación. No. Su designación obedece más que nada al trabajo de selección de candidatas y candidatos que el Revolucionario Institucional lleva a cabo bajo los procedimientos conocidos que le aseguran coordinación, uniformidad y unidad.
Pese a críticas y malos augurios de quienes en este 2018 -por las razones que usted quiera- ven un PRI en riesgo, tanto en las elecciones federales como en las locales, este instituto político está vivo, y como tal, en Campeche juega un papel de primer orden que ya quisieran tener sus congéneres de otras entidades federativas, por encima de presiones internas muy características en un partido plural donde convergen intereses y convicciones.
Este prospecto priista, no lo dudo, entiende a la perfección la máxima colosista que establece, que como un partido en competencia, el PRI hoy no tiene triunfos asegurados, “tiene que luchar por ellos y tiene que asumir que en la democracia sólo la victoria nos dará la estatura a nuestra presencia política”, lo cual atonta a los inteligentes y embrutece a los redentores.
Los valores que ostenta Claudio Cetina en este propósito hace reflexionar a la tropa, pero también a los vecinos de traspatio, puesto que se encuentra en su mejor momento para contender por la Presidencial Municipal de Campeche, clave inequívoca del proyecto de gobierno que impulsa la transformación del estado, que más que nada requiere de sincronía para articular realidades y compromisos con la gente.
Pero, ¿cuáles son las fortalezas de Claudio? Por sobre todas las cosas, en política nada ocurre por casualidad, eso lo sabe hasta el menos enterado en este tema. La experiencia es aleccionadora. Por tanto, este personaje tiene valores entendidos que fundamentan sus aspiraciones de llegar a la Presidencial Municipal de Campeche.
Juventud, capacidad, herencia política, conocimiento de la problemática social y económica del municipio, vista en HD desde el cargo que ocupó por más de dos años; así como lealtad y convicción partidista, hacen de Cetina Gómez un pretendiente con propuesta y proyecto; poseedor de las herramientas indispensables para que el PRI entre a la justa electoral con posibilidades de triunfo el 1 de julio próximo.
Con la seguridad de recibir la candidatura de su partido, Claudio Cetina se enfrentará en el proceso electoral en marcha a rivales de cuidado, los mejores de su género y tipo, como por ejemplo el panista Eliseo Fernández Montúfar, y el prospecto de Morena, Manuel Zavala Salazar, por citar a dos de los más conocidos que tienen la candidatura de su partido en la bolsa, que sin haber nacido con la torta debajo del brazo, quieren más. Y para eso se pintan solos.
Cierto. Ante militantes y simpatizantes, y posteriormente ante la ciudadanía en general, Claudio tiene que acreditar visión política en esta etapa de transformación que experimenta el país, en donde nadie tiene asegurado un lugar; en donde nadie puede declararse victorioso antes del “día cero”, mucho menos constituirse en panacea de todos los males que aquejan al pueblo, como algunos iluminados ya pregonan.
Claudio Cetina, hombre recto y probo que se hizo grande a su llegada al cuarto piso de Palacio de Gobierno, es carta confiable para que los priistas refrenden la permanencia tricolor en la alcaldía citadina, aunque, como dijera en su momento Luis Donaldo Colosio, la herencia debe ser fuente de exigencia, no de complacencia ni de inmovilismo, porque de lo contrario otro gallo podría cantar en el Ayuntamiento de Campeche el 1 de octubre próximo, de lo que estoy seguro, el precandidato está plenamente consciente.