La vida… ¡es para vivirla!

15

¿Alguna relación que pudiera ser factible entre la vida, el futbol y la política? El futbol paraliza los eventos más importantes, aún se considera que hasta las actividades políticas de primera línea, y aparte, pero muy aparte, así con reiteración: “el futbol pertenece a los vivos”, aunque con resquemor se vislumbra algo que es muy difícil de aceptar, que todo en esa relación humana, tan solo proyecta la tragedia de la vida que se ríe de quienes no la han encontrado a pesar de estar algunos en el camino de la despedida terrena. Que muchos tan solo buscan sostenerse de algún hilo maltrecho que le haga olvidar todo aquello que no es capaz de enfrentar pero que significa de manera importante un sentido aunque a decir verdad, no se sabe jamás cual sea este.
Tras escuchar en el recorrido frases que marcan cual hierro candente el pensamiento, como aquello de que la filosofía pierde, que la religión oprime, que la verdad es el enemigo mortal de quienes luchan, y en ese absurdo, aceptar que es mejor evadir que el enfrentar, porque el concepto generalizado de guerra, o de lucha, es contra otro u otros, pero jamás la posibilidad de que la primera y única gran batalla que se debe librar a diario es contra uno mismo, cosa que no es fácil, porque si se ha hecho un recorrido plagado de justificaciones, cómo entonces justificar el miedo, el temor, la desconfianza, la cobardía y por ende la falta de la misma vida, que se va diluyendo paulatinamente, no cuando se enferma físicamente, sino cuando se deja de hacer lo correcto para revolcarse en el pútrido estiércol de la sumisión, la aceptación de nada o nadie ser, y del entreguismo.
Lo importante de todo es aquello que ignoramos pero que ponemos en el baúl de lo innecesario, porque sí existe una filosofía del amor, que en alguna de sus partes establece que no se puede dar amor cuando no se ha aprendido a amar uno mismo, (el amor por el saber), también existe una filosofía de la existencia, ojo, no se habla de vida, sino del trayecto comprendido entre nacimiento y muerte. Spinoza decía que la religión es un obstáculo para la creencia (¡por ello condenado por la Sinagoga y por la iglesia al mismo tiempo!), porque su defensa estaba en que creer no limitaba la existencia y que la FE se señalaba como el hacedor de milagros más grande para aquel que la poseyera en el libre camino hacia su propia luz. No eran ritos ni eran ratos, sino tan solo retos para descubrir que el mapa de la vida estaba en uno mismo.
Pero no es lo mismo hablar de FE que de FANATISMO, y no me voy a meter en conceptos profundos sino en ejemplos cotidianos, ya que en política hay quienes hacen de ella una práctica sacrosanta que les permite el canibalismo, que sin conocer una ideología la defienden a ultranza, que adoran con peligrosa devoción a líderes o dirigentes considerándolos incluso seres mesiánicos, y aunque todo los contradiga, se declaran fieles hasta que la muerte los separe. Dejan de ser ellos mismos para ser lo que otro u otros quieren que sean, califican de traidores a quienes no comulgan con ellos, y dejan de vivir para navegar a la deriva de las tormentas que no son suyas, olvidándose con ello de que todo es simple, que “la vida…¡es para vivirla!”.

garihefa@hotmail.com