La seguridad prevalece en Campeche, a pesar de las Fake News

22

Cierto es, que ahora que existen las redes sociales, el tema de la seguridad pública es algo que se exhibe y se reclama todos los días, principalmente por quienes han vivido en carne propia el ataque de la delincuencia, pero son muy pocos quienes reconocen los esfuerzos que realizan las autoridades encargadas para prevenir y combatir los delitos que aquejan a la sociedad. En cambio, hay quienes están muy interesados en “incendiar las redes sociales” con noticias falsas (fake news) que “fabrican” al amparo de su cobardía, con el fin de generar un clima de incertidumbre y de miedo entre la población que hace sentir a muchos ciudadanos y a sus familias que las cosas se están poniendo cada vez peor y que estamos a merced de los pillos, ladrones y criminales; mientras que a nuestras policías las muestran como incapaces de frenar el delito, sin darles mérito alguno en el difícil trabajo que desarrollan para salvaguardar la paz social.
Cierto es también que, en todo el territorio nacional, se viven diversos índices de inseguridad y que en muchas entidades la delincuencia organizada ha puesto en una encrucijada a los gobiernos federal, estatal y municipal, hasta el grado que muchos de sus habitantes abandonan sus lugares de origen y buscan otros donde puedan vivir más seguros. Este fenómeno de la inmigración que se vive al interior del país por causas de la inseguridad es lo que está creciendo los niveles de población, por ejemplo, aquí en Campeche, donde quienes han llegado a nuestras tierras acosados por los criminales, saben y valoran el alto índice de seguridad que existe en el estado, que ni punto de comparación tiene con Jalisco, Veracruz, Sinaloa, Tamaulipas, Sonora, Michoacán u otros puntos del país que han sido duramente invadidos por el delito.
Sólo quienes han vivido y sentido el verdadero miedo que causa el sentirse copados y asolados por el delito; sólo quienes en su vida diaria temen salir a la calle porque no quieren ser testigos de la violencia que impera afuera de sus casas; sólo quienes ya no se sienten seguros ni en sus hogares por haber sido víctimas de secuestradores o porque sienten verdadero pánico tan solo de asomar la cabeza o mirar por las ventanas de su casa, so pena de ser encañonado por una pistola; sólo la gente que ha vivido en carne propia la real inseguridad, especialmente las mujeres y los adultos mayores por ser los más vulnerables, valoran el clima de paz social que se tiene y prevalece en Campeche.
No entiendo, de verdad que no, a quienes se empecinan en querer hacer ver a Campeche como un estado donde la inseguridad va en aumento. Para ello buscan confundir a la población magnificando todo hecho delictivo que acontece, pero no conforme con esa cobarde acción difusora que propagan vía internet en las redes sociales en uso, crean noticias falsas, fake news, en donde más de un incauto cae en la trampa y se contagia de miedo y temor por hechos que nunca ocurrieron o que fueron exagerados en su dimensión. Lo peor de estas campañas cobardes es que los incautos que las creen las propagan sin confirmar que lo que subió a su espacio virtual efectivamente sucedió, situación que ha obligado a la SSP a iniciar una campaña para combatir las fake news y tranquilizar a la población en general.
Si algo ha distinguido a Campeche de otras entidades y que incluso le ha valido el reconocimiento no solo a nivel nacional sino también de organismos internacionales, es
precisamente la preocupación que sus autoridades han mostrado de manera permanente para preservar la seguridad pública, empezando por el Gobernador Alejandro Moreno Cárdenas y su gabinete de seguridad que encabeza el Secretario General de Gobierno, Lic. Carlos Miguel Aysa González; el Secretario de Seguridad, Dr. Jorge Argáez Uribe; el Fiscal General, Juan Manuel Herrera Campos; el Secretario Ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad Pública, Manuel Lanz Novelo; así como todos y cada uno de los elementos de la SSP, especialmente los policías que día a día arriesgan sus vidas y salen de sus casas para prevenir el delito y enfrentarse a los delincuentes, sin tener la garantía de que regresaran sanos y salvos al finalizar sus riesgosas tareas.
Los hechos delictivos no pueden permanecer ocultos cuando en verdad ocurren y nadie queremos que un solo habitante de Campeche resulte víctima de los maleantes, ni en sus pertenencias ni en su integridad física, pero tampoco se vale que nadie quiera hacer del miedo su principal negocio o “capital político” haciendo creer a la población -con noticias falsas- que nuestro estado está a merced de los criminales, cuando por fortuna nuestra la tranquilidad aún sigue vigente y la paz social es algo que seguimos gozando, pésele a quien le pese.