La gente necesita candidatos confiables y probados

13

Elección tras elección surge en mucha gente la necesidad de que, ahora sí, alguno de los candidatos a puestos de gobierno dejará atrás la simulación y el engaño y contenderá para el cargo por tener el verdadero deseo de servir a los ciudadanos. Muchos son los mexicanos que mantienen la esperanza de un verdadero cambio en la forma de gobernar de quienes participan en la política nacional para las diversas posiciones electorales que están en disputa cada tres y cada seis años, pero son contados con los dedos de la mano quienes llenan las expectativas de la población.
La actividad de la política se encuentra sumamente desgastada, esto ya se ha dicho y no es nada nuevo, debido a que los partidos ponen candidatos a cargos públicos que siguen las instrucciones del grupo que encabeza la “cúpula” que manda y decide quién o quiénes serán los que mejor sirvan a sus intereses y sean leales a ellos y no al pueblo al que “hipotéticamente” deberían responder y servir. Esta forma de pensar y de imponer candidaturas, que no representan los intereses ciudadanos, es precisamente lo que ha desgastado la credibilidad de los partidos políticos ante la mayorías de sus simpatizantes, de su militancia y de los electores en general que ya no saben a dónde voltear a ver.
Sin embargo, no todo de lo que provenga de la actividad política es malo o no sirve, sin duda que sí hay políticos comprometidos con el quehacer público y el servicio a los demás; son pocos pero los hay y como muestra tenemos en Campeche el trabajo serio y responsable que está ejerciendo desde el inicio de su mandato el gobernador Alejandro Moreno Cárdenas, quien está puntualmente cumpliendo sus compromisos con la ciudadanía y se ha hecho rodear de un equipo de trabajo profesional donde combina la experiencia y la juventud. Ejemplo de ello es el Secretario General de Gobierno, el licenciado Carlos Miguel Aysa y el Jefe de la Oficina del Gobernador, Claudio Cetina Gómez, entre muchos otros miembros del gabinete estatal.
Quien de aquí en adelante no entienda que el ejercicio profesional de la política es para servir a la gente y no para “servirse”, dado el hartazgo que cunde cada día más entre los mexicanos que se sienten “utilizados” cada proceso electoral por los políticos que han hecho de la simulación y el engaño una carrera de enriquecimiento y de nulos o pocos resultados, entonces mejor que le vayan pensando en dedicarse a otra cosa porque la gente ya está más que cansada de burlas y de engaños y ya no está dispuesta a seguirlo soportando.
Es por eso, que tanto los dirigentes y la cúpula que decide en el PRI, PAN,PRD, PVEM, MORENA, PANAL, MOCI, PT y PES, tendrán que proponer y designar con sumo cuidado a los candidatos más rentables y viables (a todos los puestos de elección) para la contienda del 2018, pues de continuar impulsando y apoyando a “cartuchos quemados” y a los mismos de siempre, se expondrán a que la ciudadanía que decide con su voto los rechace y les retire la confianza que alguna vez tuvieron en estos institutos y en sus candidatos.
Y a propósito de “nuevas caras” que están asomando en la política campechana, cabe destacar que en Champotón está causando buenas expectativas y sumando adeptos entre la ciudadanía el trabajo que a favor de la población está desarrollando, desde hace ya buen tiempo, Raúl Vázquez Uribe, quien preside la A.C., “Champotón Transparente” y se está dejando sentir entre los champotoneros no sólo por su corpulenta humanidad sino por sus acciones en bien de los que menos tienen y más necesitan.
La labor que Raúl Vázquez Uribe está llevando a cabo a través de “Champotón Transparente” ha sido bien acogida no sólo entre quienes han recibido beneficios diversos, sino que también está llamando la atención de la ciudadanía en general que lo empieza a ver como un viable candidato en 2018 a la presidencia municipal de esta localidad, pese a que el también conocido popularmente como “El Chiquilín” ha expresado estar a gusto con la labor que emprende y en su condición de simple ciudadano, lo que no es impedimento para que una persona como él, que sabe, siente y conoce de las necesidades del pueblo, merezca la oportunidad de servir en la política que tanto requiere dignificarse nuevamente.