Ilusión y esperanza… más tiempo al tiempo

11

Todo cambio representa sueños, ilusiones y esperanzas. Cada nuevo día el despertar anuncia, que a pesar de ser el mismo sol, los mismos caminos, el mismo recorrido, la vida es nueva y es ÚNICA con sus veinticuatro horas. Sin embargo la costumbre de hacer recuentos siempre es en base a los acontecimientos pasados y así la frase que ha predominado tras ello es: “el progreso, la bienaventuranza, las riquezas, las prebendas las posiciones y los beneficios son tan solo para aquellos que estando bien con “Dios”, no les importa el enojo del ejército de ángeles”.
A pesar de la consideración al ser calificados como entes pensantes, se dejan de analizar todas las perspectivas para no hacer de las oportunidades de desarrollo, tan solo sueños guajiros que siguen arrastrando todos los momentos de revalorización humana que haga tomar de una vez por todas el timón de las responsabilidades de la propia persona, de la familia, del ámbito laboral y del desarrollo social, hacia un despeñadero en el que sin vendas en los ojos, en una aceptación servil, prefieren sacrificarse y sacrificar la esperanza de una realidad al que en acuerdo común, se bautiza como prohibida.
Es muy fuerte el aceptar que el hombre jamás sabrá de lo que es capaz si no toma las decisiones para hacer lo que desee hacer, con el pensamiento definido y con la acción determinante. No educa la palabra o el texto sino el ejemplo de vida. El grito y la ofensa no son sinónimo de razón cuando con ello se proyecta la imposición. Un cambio de dirección también implica un cambio de normas de conducta. Cada cual es responsable en toda la extensión de la palabra de su propia construcción y con ello, del ensamble total que como piezas de este enorme rompecabezas humano, encajen en la difícil convivencia social que es responsabilidad de todos y no solo de uno o de algunos. Siempre se ha sabido que se camina en el ámbito de los derechos y de las obligaciones, sin embargo de igual manera siempre se ha demostrado que el derecho es personal y las obligaciones para los demás. Bella filosofía que pregona que “Derechos humanos sí. Y las obligaciones humanas ¿Qué?
Los resultados de cambios y de transiciones demuestran la urgencia de un análisis de raíz (léase bien), para soluciones firmes y concretas, aunque en esa raíz de las causas se sabe que se habrá de encontrar en los mismos escritos, la solución efectiva para iniciar lo que se disponga, de manera contundente: Obligación de educar a los hijos; Padres sobreprotectores, resultado en hijos irresponsables e intocables; la responsabilidad de enseñar a pensar y a decidir a los hijos, la educación en la libertad con la aceptación de los actos así como de las consecuencias de los mismos, con el sentido común y la objetividad.
La insistencia genera resultados y el tiempo y los momentos existenciales lo han demostrado con amplitud. “El que porfía mata venado”, y si en lo anterior se ha descansado en que las generaciones actuales han perdido el respeto hacia los padres, es porque quizá algunos se habrán quedado en el primer intento dejándose rebasar hasta ya no poder retomar el rumbo para ganar la competencia.
Esto no es política, o sí lo es en el completo y correcto sentido de la misma, al remarcar un mensaje en cada palabra, sin embargo demos con ILUSIÓN Y ESPERANZA MÁS TIEMPO AL TIEMPO.
garihefa@hotmail.com