Ideas de la Ciudad

5

Hoy damos inicio a una nueva dinámica de conversación con quienes hacen funcionar nuestra ciudad.
Se mueve diario y sus necesidades también, aparecen con ello oportunidades de desarrollo y espacios de participación e inclusión ciudadana en la toma de decisiones.
Para entenderla debemos caminarla, sentirla, observarla y escucharla aún más.
Lo anterior sólo es posible si damos voz a la ciudadanía que tiene ideas para mejorarla y que necesitan un espacio para exponerlas o un último empujón para convertirlas en propuestas formales que puedan hacerse realidad.
La dinámica referida se denomina: #IdeasDelaCiudad y tiene por objetivo escuchar a ciudadanas y ciudadanos que tienen propuestas o están impulsando iniciativas en diversos sectores sociales, que van desde participación ciudadana, agenda verde, colectivos juveniles, desarrollo comunitario, cultura, innovación tecnológica, entre otros.
La única constante es el cambio y adaptación, a ésta visión agregaremos diálogo continuo.
El espacio de un servidor en Facebook (Eduardo Arévalo) será el canal de difusión de las voces que habremos de escuchar, cuyo único interés es participar, mejorar y construir de esta manera un Campeche moderno, incluyente y en movimiento.
El ejercicio es una pregunta para encontrar respuestas, una conversación sin restricciones para decidir juntos lo que queremos para el futuro.
La idea surge después de pensar acerca de las necesidades, retos u oportunidades de Campeche y sus comunidades, así como el papel que jugaremos las y los ciudadanos.
El diálogo es necesario para entendernos, dónde estamos y hacia dónde iremos.
Estoy seguro de algo, el rol de los partidos políticos y quienes los integramos no es el de sustituir al gobierno y sus tareas, por el contrario, servir de articuladores de los intereses de la ciudadanía para construir plataformas y propuestas que beneficien a todos.
Seamos claros en un punto, las campañas hace mucho han quedado atrás.
Dejemos a las autoridades en todos sus niveles hacer las funciones que legalmente le corresponden, señalando lo que hagan mal o dejen de hacer, pero abandonando el estado de contemplación y crítica infructífera que nada traen de bueno más que polarización.
La ciudad nos habla mediante las necesidades que se presentan, no tiene otra manera de manifestarse y dependerá de nosotros responder de inmediato.
El reto es poner ideas en orden y llevarlas a cabo, también es crear un taller social de prueba y error que nos lleve a encontrar soluciones duraderas más que parchones temporales.
Se trata de construir el futuro y asumir nuestra responsabilidad actualizando nuestro sistema de pensamiento.
Se trata de hablarle a los barrios, colonias, parques, comunidades y espacios comunes.
Se trata de decirles que algo se ésta moviendo desde la gente. ¡Son las ideas de la ciudad!