Es tan solo democracia

8

“La democracia es el destino de la humanidad; la libertad su brazo indestructible”. Lic. Benito Juárez.
Excelente frase para entender a la Democracia como un sistema que permite organizar a los individuos, entendiendo que el poder no radica en una sola persona sino que se distribuye, considerando la libertad y los derechos, entre todos los ciudadanos. Sin embargo, todo queda en letras que forman palabras hermosas que tan solo esperan ser utilizadas y leídas en discursos de toda índole, o para convencer de las buenas intenciones de algo o de alguien tan solo para encaminarse al camino de lo fácil y que genera dinero y poder.
Si se arguye que esto es de participación colectiva, o sea, todo, de todos, por todos y para todos, entonces habría de escarbar en la superficialidad ignorada a propósito, para no encontrarse con el maléfico tesoro de las razones por las que se abortan, credibilidad y confianza, honestidad y principios, moral y verdad, en un maremágnum de ideas encontradas, de buenos deseos fingidos, de mentiras disfrazadas, y lo peor aún, de baños de un pueblo que sabe que “el que no tranza no avanza”, pero que no encuentra que tranzar cuando apenas tiene para comer, y ante eso, es presa fácil de los voraces tentáculos de quienes han hecho de la corrupción su modus vivendi, del oportunismo su modus operandus, y de la marginación y la educación manipulada, su permanencia indefinida en el círculo selecto del bienestar personal y del poder.
Saramago menciona en “El despertar de las democracias ciegas”, que se ha venido a votar años y años con la idea de que una opción política e ideológica manifestada en un papel mediante una pequeña cruz que no se salga del cuadro, decidiría algo sobre el país, estado o municipio, del que somos ciudadanos. Sueños guajiros al entender que el tiempo pasa y nada cambia, y se amenaza a quienes tienen el poder a que se decidan a respetar la voluntad del pueblo o se votará en blanco, sin embargo, aún con eso nada cambia. Entonces cuál sería la respuesta a Juárez quien modeló una historia demostrada con hechos y decisiones sin más palabras que la acción. Se ponen gobiernos y se critican gobiernos, recordando al mundo antiguo Aristotélico que establecía las formas puras e impuras de gobierno. Razón inicial por sinrazón final, vacío de argumentos superados por miedos, dudas y temores que impiden decisiones firmes por el miedo a resultados contundentes; pánico a los menos, que son los que tienen el control de programas, empleos, religiones, educación y que no respetan los derechos de los más, porque precisamente los más jamás reclamarán ni buscarán sus propios derechos.
Esta es precisamente una de las causas principales por las que jamás se dará el famoso gobierno del pueblo sobre y para el pueblo, aunque se tenga la certeza de que el Gobierno nada tiene que ver con el pueblo por el hecho de que el pueblo no presiona a quienes debe, es decir, no le importa la defensa de sus derechos y eso hace que evidentemente, a ninguno le interese las demandas del pueblo.
Todos saben las recetas secretas y efectivas que se comparten en cafés, parques y pasillos, de que la democracia triunfa, cuando se logra el mejor arreglo posible (respeto) y no cuando una de las partes derrota a las demás (imposición). El desarrollo de un buen sistema que se implante y se implemente por todos de manera organizada, solo puede cuajar si una sociedad debate, analiza y acuerda, porque de no ser así, se dirá que es tan solo… democracia.
Comentarios: garihefa@hotmail.com