Empeñados en hacer relucir su estigma de doble moral

12

Hace una semana surgió en Campeche el caso de los audioescándalos del candidato del PAN a la alcaldía de Campeche en el que, además del lenguaje soez, se advierten planes para “robar”, obtener “moches” y pasar la “charola” para beneficiar a empresarios quintanarroenses y yucatecos con dinero del erario municipal.
El principal involucrado en éstos es Eliseo Fernández Montúfar, quien desde el primer instante en que se dieron a conocer los audios, subió a las redes sociales, su principal herramienta de autopromoción, un vídeo donde él mismo desmiente, niega rotundamente que sea su voz la que se escucha, acusa que es la “guerra sucia” en su contra y advierte a sus seguidores que es una “infamia”, un invento, etcétera, etcétera.
Llamó mucho la atención que Fernández Montúfar no presentara denuncia alguna por este supuesto invento que sus adversarios, concretamente acusó al equipo de campaña de su adversario del PRI, Claudio Cetina Gómez, de ser los autores, de orquestar esta “mentira” donde recrearon su voz para inventar las grabaciones.
Yo cuestioné en este mismo espacio por qué no proceder legalmente para que dé pie a una investigación y finalmente se dejara en evidencia al mentiroso, al auténtico mentiroso y con ello limpiar su imagen y demostrar al electorado que efectivamente todo era “una infamia”. Surgieron cientos de defensores que casi hacen un mártir al candidato panista, todos apuntaban que se trataba de una infamia, mentiras, calumnias.
El lunes pasado, salió a la luz un peritaje en el que se da fe que se trata de un audio auténtico, que no hay invento y que sí es la voz de candidato panista. Este dictamen pericial fue presentado por un especialista, al que ahora se señala como médico forense, y fue solicitado por la directiva del Consejo Coordinador Empresarial, sus intereses o motivos, eso no lo sé, pero creo que eso es lo que menos importa, pues aquí lo trascendente es que hay un estudio que deja en claro quién miente.
Como en la primera ocasión, Fernández Montúfar guarda silencio y evade responder sobre este caso. De hecho, se oculta para no dar su versión ante esta nueva evidencia, pero a cambio graba otro vídeo donde se autoentrevista y a través del Facebook asegura que no tiene ningún trato con el gobierno estatal o con el PRI para dejar el paso libre al candidato priísta y este gane la alcaldía.
Llama la atención que salga a dar explicaciones que nadie le ha pedido, pero que no haga referencia al dictamen pericial presentado por el Consejo Coordinador Empresarial donde se demuestra que el audio difundido es auténtico y que no es un invento como él aseguró con vehemencia en cuanto éstos se difundieron.
Más allá de su lenguaje vulgar, de sus planes oscuros para “moches”, “robos”, el peritaje que se expuso por parte del sector empresarial denota de nuevo de qué lado están las mentiras, la doble moral, el engaño, la manipulación. Hasta ahora el señor Fernández Montúfar no ha hecho alguna declaración en su defensa.
Esto es lamentable, pues según, lo que él mismo ha pregonado, es el puntero en las encuestas para llegar a la alcaldía, y ha generado entre un sector del electorado campechano una simpatía porque se le consideraba una persona honesta, pero se le ha evidenciado que no es tal y eso quiérase o no deja con un palmo de narices a los que creyeron en sus buenas intenciones y que sus dichos eran verdades. Al tiempo.