El rencor y la venganza no son opciones para asegurar buenos gobiernos

24

La democracia existe y persiste en el mundo no solo para garantizar diversas opciones políticas y de gobernanza para los votantes, para los ciudadanos y sus familias. Existe y persiste la democracia, sobre todo, para equilibrar el poder político y evitar la anarquía y que se instauren dictaduras o gobiernos totalitarios. Sin ese control, que está en manos de los ciudadanos, que son los que tienen el libre albedrío cada tres o cada seis años de emitir su voto por los partidos y políticos de su preferencia, México no sería la gran nación que es hoy en día, a pesar de la impunidad y de la corrupción que nos agobia.
México tiene el reconocimiento de muchos países en el orbe de contar con una de las Constituciones Políticas más respetadas y mejor elaboradas en su contenido, donde emanan las leyes que amparan nuestros derechos y nuestras obligaciones, y de ahí los tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Nuestras instituciones también tienen reconocimiento internacional y, aún con sus fallas, siguen al servicio de todos los mexicanos.
En nuestra imperfecta democracia, de la que se ha servido “con la cuchara grande” la “clase política” de todos los colores, quienes integran los partidos de oposición están solo para ser críticos de los gobernantes en turno. Sólo juzgan y señalan en lo que no están de acuerdo o lo que no les parece, o “vociferan” los errores del contrario para “llevar agua a su molino”, pero nadie aporta propuestas y soluciones a lo que afecta al ciudadano que representan y, por ende, mantienen al país en el subdesarrollo. Lamentablemente, México está envuelto en un “mar de rencores, de odios y de venganzas” en donde lo último que se ve es la voluntad de sumar ideas o proyectos que coadyuve a sacar a la nación de los males que la aquejan y que hoy mantiene, a muchos ciudadanos que militan en los partidos políticos, enfrentados unos a otros por vivirse la efervescencia de tiempos electorales.
Son las cúpulas de los partidos Movimiento de Regeneración Nacional,del Trabajo y Encuentro Social, coalicionados; así como del Partido Acción Nacional, Movimiento Ciudadano y de la Revolución Democrática, también aliados en su lucha por la presidencia de la República el 1 de julio próximo, quienes están “encendiendo” el ánimo ciudadano en contra de todo lo que signifique PRI y el presidente Enrique Peña Nieto, destacando todo lo que a su ver ha hecho mal el Revolucionario Institucional y el Jefe del Ejecutivo emanado de sus filas.
Todo foro público y oportunidad que tienen los aspirantes presidenciales: Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya, desde la precampaña y ahora en la intercampaña, es aprovechado por ambos para “lanzar dardos envenenados” descalificando la gestión de EPN, para “golpear” de paso al candidato externo del PRI, José Antonio Meade Kuribreña, e impedir que este partido y Meade refrenden el poder presidencial en diciembre de 2018.
Tanto López Obrador y Anaya Cortés “lapidan” públicamente a Meade Kuribreña por representar a un sistema y a un partido al que acusan de corrupto y promotor de la impunidad, pero ambos aspirantes (el de la supuesta izquierda y el de la “derecha”), tienen entre sus filas de colaboradores a políticos que representan eso que critican al PRI: la corrupción y la impunidad, y que se salieron de las filas priistas solo porque no fueron favorecidos con más cargos públicos, pero que sin embargo no tienen empacho en “tirar la
piedra” sintiéndose libres de pecado, pese a que sus fortunas las hicieron desde el poder que ostentaron siendo antes priistas, panistas o perredistas.
Las posturas de encono que han encabezado AMLO y Anaya desde sus respectivas trincheras y coaliciones partidistas, contra todo lo que huela a PRI y que perjudique a su candidato José Antonio Meade Kuribreña, tienen toda la clara intención de “enturbiar y enrarecer” el clima electoral de cara al 1 de julio de 2018, así como sentar las bases para crear en la percepción de todos los mexicanos que habrá “fraude” en los comicios venideros.
Cierto es que en el momento actual, en lo que se refiere al resultado que presentan las encuestas electorales, López Obrador va a la cabeza y Ricardo Anaya está en segundo sitio, mientras José Antonio Meade Kuribreña fluctúa entre el segundo y el tercer lugar; pero con todo el clima de odio que López Obrador y Anaya buscan propiciar para estos comicios de 2018, los mexicanos aún tenemos claro que el rencor y la venganza no son opciones para asegurar buenos gobiernos.