El nuevo escándalo en el PAN en Campeche no pone en riesgo el Frente Amplio Democrático

21

Quizás en busca de la “de ocho”, representantes de diversos medios han insistido con los dirigentes de los partidos que cocinan la sopa, para muchos un bodrio, del Frente Amplio Democrático, sobre el riesgo de la disolución de ésta dado el nuevo escándalo en que está inmerso el panismo campechano y que tiene repercusiones, y muy serias, en el ámbito nacional.
La realidad es que, al menos por ese tema, no hay riesgo alguno de abortar el frente, simple y llanamente porque la involucrada, Rocío Matesanz, no es santo de la devoción de la actual dirigencia estatal y por ello las posibilidades que se le asigne una candidatura son prácticamente nulas, a menos que el incipiente dirigente del PAN, ordene lo contrario, pero como se las gastan quienes hoy manejan ese partido en Campeche, seguramente la harían perder.
La insistencia de algunos medios ha sido con el PRD, quien se perfila como el principal aliado de los panistas en este frente, pese a que su peso político en la entidad está severamente mermado, pero aún así, con su nueva dirigencia los del Sol Azteca sería el aliado más fuerte en este proyecto cuya finalidad real no se ve muy clara.
Y es que el nuevo dirigente del PRD en la entidad se ha pronunciado por ser parte de ese frente, pero ha subrayado que no serán chambelanes, sino que piden piso parejo y candidatos de probada solvencia moral, quizás por eso la insistencia de lo que ocurriría si el PAN otorga una candidatura a la actual diputada federal envuelta en este escándalo de dimensiones nacionales.
De acuerdo con una investigación de la revista Proceso, la diputada federal por el II Distrito, Rocío Matesanz, su esposo recibió grandes dividendos en un sólo contrato por más de $10,300 millones, pues se asegura que ese dinero fue usado para su propia campaña política e incluso la del actual alcalde Pablo Gutiérrez Lazarus.
Según esto, un mes antes que Felipe Calderón protestara como presidente de México, se creó en Islas Caimán una empresa “de papel”, que a la vuelta de pocos meses obtuvo un contrato de Pemex el cual habría sido negociado por un empresario de Campeche, José Farrera Redondo, d detenido por plagio en el 2011, y que se encuentra casado con una actual diputada federal del PAN, Rocío Matesanz Santamaría, a la que se presume podría dar protección al empresario.
Como sea, las posibilidades que Rocío Matesanz sea candidateada a un cargo de elección popular por cualquiera de la dos vías, es muy, pero muy remoto, basta con recordar que es de las fieles seguidoras del acérrimo rival de la “Jefa Yola”, el senador Jorge Luis Lavalle Maury y que eso es pecado mortal y la deja totalmente relegada, además que es integrante del grupo Carmen.
Así las cosas, al menos por este asunto no hay riesgo para la cacareada conformación del frente amplio en la entidad, a menos que los panistas pretendan llevar mano y sacar ventaja en la asignación de candidatura, lo cual no será permitido por el dirigente perredista que ha insistido que es alianza de facto va, pero que no serán chambelanes de nada ni de nadie. Al tiempo.