El clima y las aves migratorias

9

Los cambios extremos del clima dificultan las condiciones que necesitan las aves para migrar.
El número de aves que emigraron deNorte a Suraméricase redujo este año en forma significativa, debido al cambio climático.
El cambio climático está afectando debido a las tormentas más extremas que se tienen en estos tiemposy eso afecta las condiciones que ellas (las aves) necesitan para migrar.
El cambio climático está alterando los hábitos migratorios de las aves, ya que los inviernos más cálidos están reteniendo en el hemisferio norte, particularmente en Europa Central, a especies que habitualmente se desplazaban a otros continentes para regresar en primavera.
Cada vez hay menos aves migratorias debido a la elevación de las temperaturas derivada del cambio climático.
Hay algunas investigaciones en referencia a que la temperatura media de la Tierra puede subir este siglo entre 1.5 y 5.8 grados, que se sumarían al aumento ya registrado en los últimos 150 años.
Este cambio en la temperatura tendrá indudablemente consecuencias dramáticas para las condiciones atmosféricas y por lo tanto para las condiciones de vida de los diferentes organismos, incluyendo las aves migratorias.
Por ejemplo, los inviernos fríos con intensas nevadas han llegado a ser escasos en muchas partes del mundo, y la cubierta de la nieve en ciertas montañas se ha reducido más del 50% durante el siglo pasado.
Este cambio climático afecta ya a plantas y animales de los cuatro puntos cardinales del planeta, reduciendo en algunos casos los períodos de hibernación de algunas especies (como las marmotas de América del Norte) y en otros anticipando la reproducción, como es el caso de algunas aves migratorias.Se cree que los inviernos más templados disminuirán aún más el número de aves migratorias de larga distancia y que estos cambios en los comportamientos se generalizarán en el curso de varias generaciones. De hecho, muchas poblaciones de pájaros de larga distancia han renunciado a cambiar de residencia de invierno en los últimos veinte años.
En Campeche, no ha sido la excepción, desde el mes de septiembre y lo que va de octubre se han visto casi nulas las aves migratorias en nuestro Estado, estableciendo contacto con algunas redes de monitos y de observación de aves, los reportes son más bajos que otras temporadas, lo anterior, suponemos han sido debido a los huracanes y tormentas que han estado golpeando al Golfo de México y al pacífico mexicano.
Los fuertes ventarrones desorientan y obligan a muchas especies migratorias a cambiar sus rutas naturales y la otra es que son dañadas sin piedad por la intensidad de los fenómenos naturales, haciendo de igual manera que árboles, plantas y alimentos se vean mermados para las aves, ni que decir de sus zonas de anidación y resguardo de los temporales.
Frente a esta situación, no nos queda más que realizar acciones que permitan aportar beneficios que vayan apoyando a la biodiversidad y sus hábitats,para que esas aves de Estados Unidos y Sur América viajen y puedan permanecer en nuestro territorio campechano y a lo largo de toda la Península de Yucatán.
No olvides si puedes salir a tu patio o ir al Parque Campeche a observar la llegada de las aves migratorias y las residentes.