El Centenario

51

Estoy a nada de concluir la lectura del último libro de la trilogía conocida como El Centenario, que corresponde a tres novelas históricas donde en la primera entrega el autor Ken Follett, nos lleva de la mano, con una extraordinaria y bella narración que da inicio a partir de la coronación del Rey Jorge V de Inglaterra, y concluye justo al término de la Primera Guerra Mundial. El Segundo tomo retoma la historia a partir de la pos guerra y hasta la conclusión de la Segunda Guerra Mundial y nos muestra los estragos de ella, finalmente el tercer libro nos relata lo que conocemos como la Guerra Fría, la construcción del muro de Berlín hasta los años 2000. Lo interesante de estos volúmenes es que los personajes que el autor crea, se van desarrollando primero como hijas e hijos que se convierten en madres y padres y posteriormente en abuelas y abuelos a lo largo de todo el proceso evolutivo de nuestra historia universal.
Ustedes seguro se estarán preguntando qué relación tiene que les comparta el libro que está en mi interés de lectura, bueno el afán es porque el 27 de enero de 1945 las tropas soviéticas liberaron de los campos de concentración y exterminio particularmente a los judíos que habían sido detenidos y sometidos por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial y muchos años después la Organización de la Naciones Unidas decidió que ese día, se conmemore en memoria de las personas víctimas del Holocausto. Y en el libro en comento, hay un relatos muy detallados sobre estos sucesos.
Sin disminuir los horrores que sufren todas las personas, incluyendo cuerpos militares, cuerpos médicos, civiles en general, y familias enteras durante cualquier tipo de conflicto bélico, donde se ven inmersos no sólo en guerras sin sentido que provocan desequilibrios sociales, económicos, de salud, y donde los más vulnerables son víctimas de atrocidades, la lectura también llamó mi atención, respecto a las violaciones masivas a mujeres alemanas por parte del ejército ruso al momento de la liberación de Berlín. Lo que si es un hecho del que no se habló en los años siguientes de finalizar la guerra y por supuesto es un tema no tocado por Rusia hasta la fecha. En contraparte es difícil también saber cómo fueron tratadas las mujeres rusas por los soldados alemanes, sin duda, igual o peor.
La Segunda Guerra Mundial, ha sido el conflicto bélico más mortífero en la historia de la Humanidad, y que no sólo alteró las relaciones políticas y la estructura social y económica del mundo, sino que provocó una acción de reconciliación y paz entre las naciones, sin embargo los daños provocados ahí están latentes y no sabemos en que momento pueden surgir de nuevo, sin duda educar a los niños y jóvenes sobre las consecuencias de las guerras y los efectos que conllevan debe de ser una prioridad permanente, nunca, nunca hay que olvidar esos hechos. Es poco en realidad lo que sabemos de las atrocidades cometidas por hombres y por mujeres en el afán de pelear para obtener y lograr la supremacía y el poder absoluto.
Ahora que ha dado inicio la carrera para la obtención de cargos de elección popular, los aspirantes y suspirantes deben no sólo de tener la voluntad, sino sobretodo la capacidad de servir y no de servirse, los excesos cualquiera que estos sean son malos y dañan, su afán debe ser trabajar por el bien común para beneficio de los que menos tienen, y debe ser una constante, y no el interés de obtener el poder y servirse de el. Las malas decisiones provocan malos resultados, pero las acciones disfrazadas de buenas intenciones provocan daños más severos. No hay dicho equivocados, de buenos intenciones está labrado el camino hacia el infierno. Un infierno como lo han sido las guerras y una guerra se inicia con un desacuerdo simple. Finalmente les invito a buscar y leer la trilogía de Follett, seguro será un lectura que disfrutarán.