Crítica decadencia en protagónicos femeninos

6

La revista especializada Forbes publicó recientemente que Scarlett Johansson (“Avengers: Infinity War”, 2018) encabeza la lista de las actrices mejor pagadas entre 2017 y 2018 con una triste cantidad de 40.5 millones de dólares, cuando el actor Dwayne Johnson (“Rampage”, 2018) rompió un récord histórico al obtener este año la nada modesta cifra de 124 millones de dólares. La enorme brecha salarial entre hombres y mujeres en la industria no solo es abismal, sino que demuestra que Hollywood aún sigue aferrado a ideas anticuadas que, desafortunadamente, aún dejan dinero.
De acuerdo con un estudio del 2016, apenas el 28.7% de todos los roles en las películas son para personajes femeninos, por lo que las oportunidades para que las actrices puedan consolidarse son muy reducidas. Es triste que el tercer lugar de la lista sea ocupado por Jennifer Aniston por sus regalías de la serie “Friends” y campañas publicitarias, y que solamente dos mujeres lograron superar ganancias de 20 millones de dólares.
Debido a las pocas oportunidades para actrices mayores en Hollywood porque aún continúa la tendencia de cosifican a la mujer en sus roles, y por ende solo contratar a jóvenes, algunas han optado por crear sus propias oportunidades, tal como Reese Witherspoon. Ese, quizá, será la mejor opción para crear un contrapeso real en la industria.

TRIUNFA LA HIPOCRECÍA
Como era de esperarse, los defensores de la ultra derecha de Estados Unidos ganaron y aprovecharon la tendencia de cero tolerancia en Hollywood para derrumbar a uno de los críticos más famosos de Donald Trump, James Gunn, y dejarlo sin trabajo.
Como compartí en su momento en este espacio, ni el elenco de Guardianes de la Galaxia y gran parte de los usuarios de Twitter pudieron presionar lo suficiente para que el creador regresara para la tercera entrega de ese equipo del Universo Cinematográfico de Marvel, que representa un proyecto personal para el cineasta y cuyo trabajo ha sido clave para consolidar la franquicia.
De acuerdo con Variety, el presidente de Disney, Alan Horn, tuvo una reunión privada con el director por pura cortesía profesional para reiterarle que la decisión de despedirlo es definitiva y que no accederán a ninguna presión mediática. Como un gigante inamovible, el estudio tomó la peor decisión ya que hay fuentes que aseguran que los directivos sabían de los polémicos tuits por los que James Gunn se disculpó, en repetidas ocasiones, hace varios años.
Esto, aunado a la inminente compra de Fox, parece que el panorama para el séptimo arte en Hollywood va de mal en peor. Sí, para muchos fanáticos la adquisición que hará Disney representa que varios héroes regresarán a “casa” (Marvel), pero pocos se ponen a pensar que eso representará menos propuestas, el despido masivo de miles de personas y que las opciones para impulsar ideas innovadoras se reducirán de forma significativa.
Al final, pareciera que la industria de cine ha dado pasos hacia atrás, a pesar de que el 2018 empezó con una fuerte crítica social para generar un cambio interno. La inclusión, la equidad y la igualdad de género aún son una ilusión, disfrazada por modas pasajeras que son aprovechadas por las grandes productoras para llenar salas de cine.