Crisis mediática

14

El pasado 7 de junio, Día de la Libertad de Expresión, impartí la Conferencia Magistral “Manejo de Prensa y Contención de Crisis”, ante alumnos del tercer cuatrimestre de Ciencias de la Comunicación del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores “René Descartes”. Agradezco a la Rectora Mercedes Burgos, y al profesor Juan Manuel Herrera Real, la invitación para intercambiar opiniones con los alumnos en un día simbólico para el gremio periodístico.
Durante mi exposición, mencioné la importancia de los periodistas de capacitarse y profesionalizarse para poder aplicar con efectividad las herramientas y los principios básicos del periodismo, informar de manera veraz a la población y contener crisis mediáticas a partir de una planeación, una reacción efectiva al problema y un seguimiento de la información que permita saber el fin de la crisis. Esto es fundamental que lo sepa el periodista y, sobre todo, lo aplique al pie de la letra.
“Un buen manejo de prensa implica rodearse de un buen equipo de comunicadores, establecer las estrategias a seguir para alcanzar los objetivos a partir de la determinación de una técnica que guíe el proceso y, sobre todo, que el vocero (a), o encargado del área de prensa cumpla su función debido a que la mayoría no cuentan con un Plan de Comunicación y un Protocolo de Contención de Crisis.
Frente al interés de los alumnos por el tema, les expliqué “En el Centro de Marketing Político en la Ciudad de México, me enseñaron que una crisis mediática se puede contener o mitigar hablando siempre con la verdad, aceptando el error cometido y cuando se trata de una dificultad provocada por una noticia falsa o guerra sucia, lo mejor es crear un grupo de expertos y responder rápidamente con una respuesta bien planeada que se transmita por medio de un boletín de prensa, una rueda de prensa o una entrevista. Además, se deberá cumplir también con el seguimiento cuidadoso y oportuno de la crisis hasta que se extinga por completo para que el efecto sea el esperado y no se revierta el resultado”.
Sin duda, éste es un tópico de gran relevancia que en la actualidad pone en evidencia la efectividad con que lo aplican los estrategas, y voceros (as), de cualquier institución, organización, empresa, incluso de candidatos (as), quienes la mayoría de las veces se meten en problemas por no tener un buen manejo de prensa.
La crisis mediática por la que atraviesa el candidato Eliseo Fernández, es un claro ejemplo de lo que no debe hacer un aspirante, desde el mal trato a los reporteros hasta la negación de hechos, que demuestran lo contrario a lo que pregona.
A veces me cuesta trabajo creer cómo teniendo tantos recursos, algunos candidatos de los partidos con mayor presencia, no se rodean de comunicadores competentes, no hay que olvidar que el éxito de una empresa, institución, organización y de una campaña, depende en buena parte del trabajo de Marketing Político y la Comunicación, cuando ambos elementos se complementan con la plataforma y la estrategia, el triunfo está asegurado.
Incertidumbre anunciada
A medida que surgen más encuestas que muestran una ventaja contundente del partido MORENA para la presidencia de la república, más se escatiman los posibles resultados y cunde entre los mexicanos la curiosidad por saber cuál será el desenlace de este proceso electoral que ha sido el más comentado dentro y fuera del país, y al que se han sumado con sus análisis y comentarios, activistas y periodistas reconocidos a nivel nacional e internacional.
A pesar de que las encuestas envían señales de las posiciones en las que se encuentran los candidatos presidenciales, no hay que olvidar que el resultado final se tendrá el 1 de julio.
La incertidumbre se empieza apoderar no solo de la gente sino también empieza a impactar el ámbito financiero. Así lo reveló la Revista Forbes México, al asegurar que inversionistas mexicanos desinvirtieron 7,799 millones de dólares, mismos que transfirieron al extranjero durante el primer trimestre del año, lo que supera la salida de inversión total del año pasado, que ascendió a 5,559 millones de dólares, de acuerdo con datos del Banco de México (Banxico).
Por ello, los mexicanos debemos estar seguros del proyecto de nación que queremos en los próximos seis años, escuchar el hartazgo social con la prudencia que se requiere, confiados y conscientes de las necesidades que prevalecen en el país, pero, sobre todo, debemos actuar frente a las urnas con inteligencia y sabiduría para no equivocarnos.