Consar ¿olvido u omisión?

9

Para el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), los trabajadores deben contar con un Expediente de Identificación, integrado conforme a las disposiciones de carácter general, emitidas por la Consar y para ello, se debe de hacer un Enrolamiento Biométrico. Al respecto, define la normatividad emitida por Consar que el Enrolamiento Biométrico, se refiere “a los elementos biométricos de un individuo, capturados por las Afore, en Medios Electrónicos y almacenados por las Empresas Operadoras (PROCESAR), en el Expediente Electrónico, para llevar a cabo la identificación del Trabajador, funcionarios y empleados de las Afore…”
Por su parte, el Expediente Electrónico es el conjunto de documentos, datos e información individual, ordenada y detallada, almacenada en medios digitales o electrónicos, que permiten la identificación de las personas, operaciones y trámites a realizar en los SAR. A su vez, el Expediente de Identificación del Trabajador es el conjunto de documentos, datos e información individual de cada trabajador que permitan su identificación en los SAR, y forma parte del Expediente Electrónico. La realización del Enrolamiento Biométrico y la creación del Expediente de Identificación del Trabajador, lo hace la Afore, para que, cuando un trabajador necesite hacer un Registro, Traspaso, Recertificación, disposición de recursos u otro trámite, se le pueda identificar plenamente, por sus datos biométricos. Los elementos biométricos, necesarios a recabar para el Enrolamiento Biométrico son: las diez huellas dactilares, fotografía para reconocimiento facial, grabación de voz y firma manuscrita digital; en adición, se digitaliza la identificación oficial, comprobante de domicilio, y se recaban datos de la CURP, de contacto, domicilio del patrón y dos referencias personales con CURP.
Pero, a continuación, le diré del gran olvido u omisión en que ha incurrido la Consar, en lo que se refiere al uso de las huellas dactilares.
Las huellas dactilares, son elementales para toda operación en el SAR, pero pueden deteriorarse o borrarse, por el uso de medicamentos, dermatitis, adermatoglifia, el uso de químicos, cloro, ácidos, líquidos, detergentes o la edad.
Lo anterior nos lo ha expuesto un lector de este espacio y por este motivo, la Afore le está negando la devolución de su ahorro para el retiro, “porque su dispositivo dactilar”, no puede leer sus huellas, situación que, la normatividad emitida por Consar, olvidó u omitió definir cómo resolver, el deterioro de las huellas dactilares.
Ante estos casos, la cerrazón de la Afore, es total.
Usted ¿ya revisó el estado de sus huellas dactilares?
Vale la pena que lo haga y, vale la pena que las cuide porque, tendrá problemas para cobrar su ahorro para el retiro.