Colecta Nacional

26

El día de ayer se celebró el 108 aniversario de la Cruz Roja. Esa noble institución que día con día da lo mejor sí, hombres y mujeres que están convencidos que lo mejor que tiene México es su gente, personas que prácticamente sin percibir un sueldo pasan sus días, sus tardes o noches prestando un servicio, por el simple hecho de querer ayudar.
No hay labor más noble que la de aquel que da todo de sí con tal de apoyar al prójimo, este personal de Cruz Roja se capacita constantemente para poder cubrir los servicios de emergencias, muchas de las veces en condiciones muy precarias, y eso no es una novedad.
Muchos se quejan del servicio que presta la Institución, pero realmente no saben la gran labor que existe detrás de esas personas que deciden donar su tiempo para aliviar el dolor de otros. Muchas veces señalados por no llegar a tiempo a una urgencia médica, pero su trabajo se ve afectado por un sin número de situaciones que escapan de sus manos. Antes de criticarlos deberíamos de acercarnos y conocer mejor la situación que viven al interior.
Ayer mismo inició la colecta Nacional de Cruz Roja 2018 con el lema “Sigue ayudando a salvar vidas. Gracias”, en la que, como cada año, se espera llegar a cubrir una meta que cada vez queda más lejana.
La indiferencia de los mexicanos ha propiciado que esa meta cada vez sea más difícil de alcanzar. Si está en sus posibilidades ayudar espero pueda y quiera hacerlo, y no solamente me refiero a que en esta colecta nacional done un peso, tal vez podría donar material, o su tiempo.
Tan solo el año pasado la Cruz Roja Mexicana atendió 5.5 millones de urgencias médicas, lo que se traduce en una atención prehospitalaria cada 10 minutos por parte de la institución.
El año pasado también demostró una vez más que los socorristas están preparados para atender emergencias de la magnitud que sea. Recuerden que necesitamos de todas las manos posibles para seguir apoyando a quienes lo necesiten, recuerden que los que ahí trabajan y prestan sus servicios, la gran mayoría de manera voluntaria, son personas que como todos los demás tienen sus familias y amigos y a algunos de ellos les ha tocado ir a atender a sus propios conocidos o familiares, haciendo siempre lo que saben hacer, que es aliviar el dolor.
Apoyemos una vez más esta labor humanitaria que realiza la Cruz Roja, no seamos indiferentes, participemos de ello porque finalmente ese donativo es para nosotros mismos. Ayudemos a la labor de los 45 mil voluntarios, 16 mil paramédicos y casi 4 mil médicos y enfermeros que forman parte de la Cruz Roja en todo el país.