Ciudadanos, a sopesar propuestas de precandidatos presidenciales

52

Si usted, amable lector y ciudadano mexicano, en verdad desea un mejor futuro para el país, entonces debe escuchar con atención y analizar todas y cada una de las propuestas de quienes serán los precandidatos de los partidos políticos a la presidencia de la República, así como de los que en los próximos días lograrán su registro definitivo como independientes y aspiran a ganar la elección del primero de julio de 2018.
Los principales contendientes a la más alta magistratura de México: José Antonio Meade Kuribreña, precandidato del Partido Revolucionario Institucional y del Verde Ecologista de México, (está en ciernes una coalición que sume al Partido Nueva Alianza); Andrés Manuel López Obrador, quien va por su tercer intento, ahora encabezando el partido que creó, Movimiento de Regeneración Nacional; y Ricardo Anaya Cortés, precandidato por la coalición “México al frente” que integran los partidos Acción Nacional, el de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano,ya iniciaron la lucha electoral colocados en los tres primeros lugares de esta competencia política que definirá el rumbo de la nación los próximos seis años.
Cada uno de ellos: Meade Kuribreña, López Obrador y Anaya Cortés, aseguran ser la mejor opción para gobernar el país a partir del 1 de diciembre de 2018, hasta el 30 de noviembre del año 2024, por lo que será de vital importancia que cada ciudadano mexicano registrado en el INE con credencial de elector vigente -más de 80 millones en el territorio nacional, más 500 mil en el extranjero-, tomen verdadera conciencia del papel que juegan para elegir por mayoría a quien tendrá sobre sus espaldas la grave y honrosa responsabilidad de fungir como próximo jefe del Ejecutivo Federal. Y, para tomar tan trascendental decisión, es de vital importancia que cada elector tenga presente a la hora de emitir su sufragio no hacerlo ni por el candidato más simpático, guapo u ocurrente, sino por quien haya presentado y sustentado cada una de sus propuestas durante la etapa proselitista.
Los mexicanos en edad de votar no podemos seguir eligiendo a candidatos que dicen tener una varita mágica para resolver todos los problemas del país. Tampoco debemos seguir votando por los políticos labiosos que prometen hasta lo imposible. Mucho menos debemos hacerlo por quienes medran con la miseria y la pobreza y atan las voluntades humanas a darles las migajas que se ofrecen a través de programas sociales y, aún más, se atreven a prometer otorgar cantidades mensuales de dinero que son inviables de adjudicar debido a que sería imposible para las arcas del país soportar tal carga económica.
No,cada ciudadano, si realmente queremos a México y deseamos un mejor destino para la nación, para nosotros mismos y para nuestras familias, debemos saber sopesar todas las propuestas que sean realistas, serias y viables que provengan de los políticos que aspiran a ser presidente de la República en el 2018 y hacerlo con la mente fría y sin apasionamientos o fanatismo de ninguna índole, pues precisamente el que muchos mexicanos emitan su voto al “ahí se va” y no valoren y mediten tal decisión, ha sido la razón por lo que proceso tras proceso nos la pasemos quejando de nuestros políticos y de nuestros gobernantes, sin reconocer que la culpa es de nosotros por no actuar responsablemente en la oportunidad que tenemos cada tres y cada seis años de sufragar.
“Cada pueblo tiene el gobierno que se merece” y “ Al pueblo pan y circo”, rezan sabios adagios populares. Creo que es el momento de que México viva mejores tiempos y se convierta en el país líder que merecemos todos quienes nacimos en su bello territorio. Ser parte del “tercer mundo” no es justo para nuestro país que tiene todo para ser una potencia mundial real, pues ninguna nación en el planeta cuenta con los recursos naturales, renovables o no, que aquí tenemos y que nos hace el país más envidiado del orbe. El primero de julio de 2018 es el momento de analizar y meditar en serio, pero muy en serio, a quien le daremos nuestro voto para ser el próximo presidente de México.