Captura de aves en México

7

La captura de aves silvestres para mascotas en México es en una tradición desde tiempos precolombinos que continúa hoy en día.
Los capturadores están organizados en Uniones y el aprovechamiento de aves canoras y de ornato se ha clasificado como de subsistencia, pero también como aprovechamiento extractivo cuando se realiza dentro de las Unidades de Manejo y Conservación de la Vida Silvestre (UMAs).
En la década de los 80 se dio un fomento a la captura de aves como parte del Plan Nacional de Desarrollo (DOF 1983) y En 1991 México firmó y ratificó la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) que regula la importación y exportación de especies que pueden estar amenazadas por el comercio, entre ellas todas las especies de psitácidos que formaban parte de las especies permitidas a la captura en México.
La captura de aves se reguló a través de los Calendarios de Aprovechamiento de Aves Canoras y de Ornato hasta 1999 y posteriormente a través de la Ley General de Vida Silvestre. En estos calendarios se permitía la captura de más de 80 especies, exceptuando aves rapaces.
Aún cuando esta actividad ha recibido el apoyo directo por parte de distintas administraciones a través del tiempo, la situación tanto para las especies de aves como para los capturadores no ha mejorado. El número de especies e individuos que se le ha permitido capturar a las Uniones de pajareros ha disminuido con el tiempo.
De manera similar, en el sistema de UMAs que sigue los requisitos de aprovechamiento establecidos en la Ley General de Vida Silvestre, la situación de la captura de aves muestra una tendencia a la baja.
Aún cuando la Secretaría de Medio Ambiente ha impulsado y apoyado la actividad de captura de aves, el número de capturadores de aves registrados ante la SEMARNAT no ha variado en más de una década. Los capturadores no rebasan los 583 y del análisis de los nombres de los capturadores se desprende que buena parte de ellos están emparentados.
Un capturador en Nayarit y Sinaloa gana entre $12,000 a $25,000 pesos por temporada y se puede inferir que la situación es similar en otras partes del país. Los capturadores en Nayarit venden el ejemplar a un promedio de $19.50 pesos (n= 18 sp. rango $1.50 -$70 pesos), mientras que en Sinaloa el precio promedio es de $43 pesos (n= 12 sp. rango $10-$150 pesos).
Por otro lado, no todas las aves que se capturan sobreviven todo el proceso de captura, acopio, transporte, distribución y venta. De hecho hay una mortalidad significativa y para psitácidos se estimó que hasta el 77% muere antes de llegar a manos de un consumidor. La mortandad de aves silvestres antes de su venta se encuentra en un rango del 25% al 80% con un promedio de 37.15%.Al restar la mortandad promedio de 37.15% al número de ejemplares autorizados para la captura da un resultado de 104,971 ejemplares y multiplicando la cifra por $101, se obtiene una estimación de la venta equivalente a $10,602,115 pesos o $848,169 dólares ($12.50 pesos por dólar en el 2010. http://www.banxico.org.mx/ portal-mercado-cambiario/index.html).