Lo más grave de la ineficiencia que Fernández Montufar está demostrando como primer edil del Ayuntamiento de Campeche.

Así es Campeche, las cosas como son

GERARDO ROMERO OLIVERA

Luego de casi 4 años de estar juntos compartiendo la responsabilidad de gobernar el estado, Rafael Alejandro Moreno Cárdenas y Carlos Miguel Aysa siguen su camino por rumbos distintos, pero ambos con la intención de seguir dando resultados en bien de México y de Campeche.

El Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional es la meta a la que anhela llegar el exgobernador Moreno Cárdenas, en momentos difíciles en que su partido ha tocado fondo y se encuentra “alicaído” en el ánimo popular.

Está adversa circunstancia de su partido, sin embargo, no parece causarle temor alguno al joven Rafael Alejandro y se manifiesta dispuesto a tomar el reto para hacer del PRI nuevamente un ente ganador en los procesos electorales venideros y, para ello, está convocando a toda la militancia que aun es fiel para sumar juntos en una era que se espera vuelva a ser promisoria para los priistas en México.

Claro está, si consigue la victoria y llega a la presidencia nacional del CEN junto a su compañera de fórmula Carolina Viggiano. Está más que claro que, si a algo no le teme Alito, es a los retos que le exigen sortear adversidades.

No hay que olvidar que la carrera política de Rafael Alejandro Moreno Cárdenas la ha hecho dentro de condiciones difíciles para el PRI cuando perdiera el poder por primera vez ante el panista Vicente Fox Quezada y luego con Felipe Calderón Hinojosa, en cuyo ambiente de derrota logró los cargos de diputado federal y senador de la República.

La gubernatura de Campeche le llegó cuando ya estaba asentado en el poder presidencial su amigo Enrique Peña Nieto quien en 2012 arrebató al partido Acción Nacional la silla de Palacio Nacional a Calderón Hinojosa e impidió que en ese entonces llegara a ese cargo Andrés Manuel López Obrador.

Rafael Alejandro Moreno Cárdenas sabe que no hay un mañana si se queda a medio camino de la presidencia nacional de su partido, pero ese no es tema para alguien que como él, reitero, todo lo que se propone lo ha conseguido de manera contundente.

Este joven y avezado político tiene una mentalidad echada para adelante, nunca pesimista, nunca derrotista.

Él tiene una visión bien definida de lo que quiere para el PRI y para los militantes que por convicción tienen puesta la camiseta del Revolucionario Institucional.

Moreno Cárdenas sabe que para llegar a la dirigencia nacional del PRI tiene que vencer a adversarios de cuidado como la ex gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega Pacheco, y el ex gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, quienes han emprendido una dura campaña de denostación en su contra para impedirle que sea el dirigente nacional para el período estatutario 2019-2023, contienda que se definirá el próximo 11 de agosto por votación directa de la militancia.

La temeridad de Alito de jugarse el todo por el todo para alcanzar el liderazgo priísta ha sorprendido a sus detractores, quienes llegaron a pensar que solo pediría al Congreso del Estado de Campeche licencia temporal a su cargo de gobernador y no imaginaron que sería licencia absoluta. Quizás nunca tomaron en cuenta que Moreno Cárdenas cuando dijo que iría por el rescate del PRI lo manifestó con la misma intensidad y decisión de cuando buscó la gubernatura de Campeche, donde en menos de 4 años de

ejercer el cargo consiguió logros históricos para la entidad y cumplió los compromisos contraídos con los campechanos.

Así pues, Alito, después de su renuncia a la gubernatura de Campeche el pasado 13 de junio, ha dado el segundo paso el sábado 22 de junio ante cientos de priístas de varios estados de la República que lo cobijaron luego de su registro oficial en el auditorio del edificio del PRI de la ciudad de México, para ser el dirigente que saque del hoyo a su partido y lo vuelva a convertir en ese partido de las mayorías que fue por más de 80 años.

Ahora en Campeche, el gobernador Carlos Miguel Aysa González, tiene desde el pasado 13 de junio la gran responsabilidad de seguir con la transformación del estado y para ello está haciendo ajustes que garanticen a los campechanos la continuidad de un buen gobierno. Aysa González sigue con el fuerte ritmo de trabajo del que ha hecho gala desde que fue Secretario General de Gobierno y no para en sostener reuniones con los representantes de los sectores productivos del estado, con los presidentes municipales, líderes políticos y empresariales, así como con la ciudadanía en general.

Para reforzar su gabinete de trabajo, don Carlos Miguel ha llamado al ex titular de la SEDESYH, Pedro Armentía López, a ocupar la Secretaría General de Gobierno, mientras que en la dependencia que dejó Armentía López designó a quien fuera delegado de la SEDESOL, Cristian Castro Bello.

Poco más de dos años le tocan a don Carlos Miguel Aysa González para imprimir su sello personal de buen gobierno y mantener la seguridad que hoy presume Campeche en el ámbito nacional