Acoso

46

El verbo acosar refiere a una acción o conducta que implica generar una inconformidad en el otro. El acoso puede darse en distintos ámbitos y de las maneras más diversas. Si lo lleva a cabo un individuo que pretende abusar de su poder o de su puesto jerárquico para intimidad sexualmente a otra persona para que ésta acceda a mantener algún tipo de relación íntima, se llama acoso sexual, y este puede manifestarse a través de comentarios obscenos, insinuaciones o contacto físico. Por otro lado el acoso escolar ampliamente conocido como bullying, tiene lugar en una institución educativa y contempla el maltrato hacia un estudiante y puedo incluir violencia física, burlas, humillaciones y cualquier otro componente que afecte el estado emocional y la integridad del alumno y también existe el ciberacoso, que se efectúa a distancia, a través de medios electrónicos como el internet, de telefonía celular, o de redes sociales y correos electrónicos.
En días pasado leí el relato de una joven estudiante de preparatoria donde menciona que mientras se dirigía hacia su domicilio después de su horario de clases, hizo uso del servicio urbano de transporte, como es su costumbre y que conforme se acercaba al lugar de su descenso, fue quedándose sola al interior de la unidad, estando solo el chofer y su auxiliar, éste último se acercó a ella no con buenas intensiones, sino todo lo contrario, haciéndole preguntas incomodas, al notar esto el chofer, lejos de ayudarla se sonreía de manera burlona y que incluso disminuyó la velocidad de la unidad; para fortuna de la joven, justo en ese momento otro usuario solicitó parada, tiempo que aprovechó para ponerse de pie y correr hacia la salida, ayudada por el usuario en cuestión, caso contrario, muy probablemente estaríamos leyendo sobre su posible violación, o desaparición o muerte de la estudiante.
A propósito de lo anterior, en la ciudad de México, se realizó el año pasado un programa piloto llamado ¡Hazme el paro! Con el objeto de prevenir la violencia y el acoso hacia las mujeres en el transporte público. Esta iniciativa anteriormente había sido implementada en la ciudad de Washington en Estados Unidos, que dio resultados favorables, por lo que el Banco Mundial, junto con otras organizaciones tomaron la decisión de traer este programa a México. La idea principal de Hazme el Paro, es dar herramientas sencillas y prácticas a los conductores de autobuses y a los pasajeros para que puedan reaccionar en el momento del acoso sexual y puedan ayudar a la víctima evitando alguna confrontación violenta con el acosar. Este programa tuvo tres elementos principales: capacitar a los conductores en temas de género, violencia y en estrategias de respuesta ante el acoso; crear una aplicación móvil con un botón de pánico para denunciar el acoso georreferenciado, a fin de alertar a las autoridades; y una campaña publicitaria e informativa de prevención y reacción al acoso dentro de los autobuses. Como comenté fue un programa piloto cuya duración sólo fue de seis meses en un área de transporte muy específica en la ciudad de México, la idea fue recabar información sobre el resultado de este programa y la manera en que pueda ser mejorada e implementado a mayor escala en otras ciudades del país.
Por otro lado y refiriéndome a otra clase de acoso en escalas sociales más altas, la presentada por parte algunas figuras del espectáculo en Hollywood, quienes en las entregas de premios en el ámbito de la cinematografía y la música, se manifestaron particularmente en contra del acoso sexual, las que algunas tomaron el valor y refirieron haber sido objeto de acoso e intimidación y que consideraron que este era el mejor momento de unirse y manifestarse, que el tiempo del acoso, del abuso, de la marginación y del silencio, debe de agotarse. Indicaron que la magnitud de los último meses en esta materia, resalta el hecho de que el acoso sexual hacia mujeres y hombres en los lugares de trabajo es algo endémico y que afecta a todas las industrias y todas las órdenes de gobierno. Ya no es tiempo de que ganarse la vida, acosta de la seguridad, la dignidad o la moral de nadie, es decir, exigen la certeza de poder trabajar de acuerdo a los talentos y facultades de cada persona, sin detrimento de su integridad física y psicológica. En el plano nacional la actriz Karla Souza, manifestó abiertamente que también al inicio de su trabajo como actriz, fue acosada y que tenía que demostrar su capacidad histriónica y la importancia que ha dado a su trabajo, a costa de su dignidad.
Como podemos observar, el acoso ha despertado una gran inquietud y solidaridad en la comunidad en general, toda vez que destruye deliberadamente, no sólo el bienestar físico y emocional del individuo, sino en muchos casos su dignidad, y aunque de manera legal un marco jurídico no garantiza erradicarlo, la solidaridad de todos y el valor de decirlo hacen mucho más para disminuirlo.