¡A ponernos las pilas!

52

Nada me causa más dudas que las posturas unánimes, que no cuestionan nada y todo lo dan por cierto.
Han iniciado las campañas locales y habremos de recibir las propuestas de los candidatos a Alcaldes, Diputados Locales y Presidentes de Juntas Municipales.
Es importante partir de la base de comparar sus propuestas, en el proceso de decidir a quien votar y no hacerlo por inercia.
Específicamente en el caso de las municipalidades, debemos prestar especial atención a la viabilidad en términos presupuestales y administrativos, ya que la situación financiera de los ayuntamiento es conocida por su necesidad de reordenamiento en materia de recursos.
Es en éste aspecto de viabilidad que me permito expresar después escuchar ayer las propuestas de Claudio Cetina, candidato del partido en el que milito, que me parecen atractivas (además de viables) y apegadas a temas que debe atender una administración municipal con visión de futuro.
Destaco tres, la referente a servicios públicos: la maquinaria especial para pavimentación y luces LED para toda la ciudad, el centro temporal de cuidado animal y el retorno del parador de autobus del Seguro Social. Ésta última exigencia unánime de quienes a diario hacen uso de la ruta.
Dicho esto, me dirijo al punto, ningún político es un superhéroe y en política nadie ha venido a salvar a nadie. El éxito de cualquier proyecto radica en el equipo entre gobierno abierto y ciudadanía vigilante, es decir sólo siendo parte de la transparencia y rendición de cuentas podemos construir alcaldías que den resultados sin endeudar en exceso sus tesorerías.
No bastará agarrar pala y machete o bachear a mano limpia toda la ciudad. Las tareas de servicios públicos son sólo una parte de las muchas responsabilidades que se deben atender como las relativas a desarrollo urbano, regularización de predios y generar un dinámica de interacción en la ciudad.
Resulta riesgoso fincar esperanzas de una mejor ciudad en proyectos (es un decir) que personalizan el todo hacer y que por la inercia actual de la política, tratan de capitalizar el descontento diciendo lo que se quiere escuchar y no lo que realmente es posible de hacer.
Me parece que Claudio entendió el proceso y por eso inició hablando de hacer equipo, por que sólo nadie puede y con ideas viables con las ganas de trabajar, la ciudad podrá ser la gran capital de los campechanos.
Entonces, ¡a ponernos las PILAS!