Corsarios se medirá con Venados

17
Corsarios de Campeche apresuró el trabajo de preparación para su encuentro con los Venados FC.

Por: Efraín Collí Cimá

Luego de sumar par de unidades, tras dos jornadas seguidas con saldo negativo, el equipo Corsarios de Campeche recuperó en parte la sonrisa para apresurar el trabajo de preparación, rumbo a la jornada 13 y última jornada de la primera vuelta del Torneo de Fútbol de Tercera División 2017-2018, cuando visite a Venados FC el próximo fin de semana, para ello el técnico Ulrich Peter Kowalczyk volvió a apelar al trabajo como única vía para recuperar estadísticas perdidas.
Después de dos derrotas, recordó el técnico filibustero, “en el 3-0 (ante Cozumel Tres Toños) en casa el rival fue mejor que nosotros, y el 1-0 (ante Caimanes Cancún) ellos tuvieron tres opciones de gol y lo hicieron; nosotros no tuvimos y así no se gana, hoy (ante Tigrillos de Chetumal) merecíamos ganar; tuvimos cuatro opciones y el penal fallado, y así es en fútbol gana quien anote”.
Luego de esas dos semanas de resultados adversos, al fin Corsarios sumó y ya registra 18 puntos, para ubicarse en la octava plaza recuperando el estado anímico, golpeado por lesiones y expulsiones, y  con un plantel corto con 21 jugadores.
“Nos falta cuatro titulares por lesiones o expulsiones, esto es demasiado para un plantel que está en plena formación”, dijo.
De alguna forma, lo rescatable es la alineación en su último duelo de tres jugadores menores (nacidos en 2002) como son los casos de Rubén Agustín Euán Ascencio, Ricardo Iván Quen Morales y Eduardo Josué Pérez Medina.
“Jugadores en la categoría medianos tengo dos lesionados, y ahí hay trabajo atrás de estos chicos menores, pero a un costo muy alto y si vemos la tabla de posiciones no es en el lugar donde queremos estar, a veces es formar o pelear y estamos a punto de formar”, explicó.
Expresó la necesidad de “agarrar confianza en las dos fechas que falta y esperamos cerrarlo bien para el próximo torneo, ya sin jugadores lesionados y con algunos que buscamos para mejorar el plantel, las cosas deben de cambiar”.
Para ello es autocrítico y reconoce que cinco o seis jugadores, con pocos minutos en Tercera División llegaron con ilusiones, pero se enfrentan ante gente con las mismas condiciones, “y están en etapa de que tienen que aprender vivir con derrotas, con inferioridad que puede sentir de vez en cuando, pero no quiere decir que eres malo o inferior, esa es una cuestión  que pasa por su cabeza, tenemos suficiente talento para competir con cualquier equipo de Tercera División, sinceramente, aunque muchos no lo crean y tenemos que trabajar fuertemente”.