Termina un año crítico: Canirac

8
Restauranteros de la isla avizoran un difícil futuro inmediato.

Félix Marín

Empresarios del ramo restaurantero terminan un año crítico al ver cómo la industria merma poco a poco, tras el cierre de 29 locales y avecinarse el incremento en el pago de impuestos, sumado al poco apoyo al sector debido al año electoral. Así lo expresó el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac) en Carmen, Encarnación Cajún Uc.
Dijo que pese a los cierres también hubo inversión para consolidar la apertura de 16 restaurantes más, pero con el alza a los impuestos y algunos permisos municipales se prevé que el 2018 sea mucho más difícil.
Para el próximo año no habrá recursos para proyectos o apoyos a la industria debido a que será un año electoral, y hay incertidumbre por las clausuras y multas que imponen las dependencias municipales, como la Coordinación de Gobernación, Protección Civil, Medio Ambiente y Desarrollo Urbano, señaló.
Y aunque el 90% de los socios están al corriente de sus pagos, corren el riesgo de ser clausurados por la falta de pago de otros permisos que antes no se exigían, como los anuncios.
Explicó que la situación económica, el pago de impuestos, obligaciones patronales y las constantes alzas al precio de los insumos, obligaron que en dos años 28 empresarios cerraran sus negocios, por lo que se calcula que con esa situación se perdieron más de 100 fuentes de empleo.
Indicó que esta situación enciende una alarma en la Canirac, pues la cifra podría aumentar en 2018 ya que existe el riesgo que mucho más cierren sus puertas; mientras tanto, esperan con ansias la derrama económica que se generará con la entrega de aguinaldos el próximo 20 de diciembre o incluso antes.