Se quedan sin trabajo 420 obreros petroleros

94

Sin previo aviso, el pasado martes se les notificó a más de 420 trabajadores de la empresa petrolera “Oro negro”, propiedad de los mexicanos Luis Ramírez Corso, Gonzalo Gil y Antonio Cañedo White, que no habría más trabajo para ellos debido a que Petróleos Mexicanos (Pemex) les había dejado de pagar.
Los afectados demandarán ante las autoridades de Conciliación y Arbitraje, por despido injustificado y la falta del pago de liquidación, para lo cual ya se asesoran legalmente.
Ante el despido masivo en la empresa propiedad del ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex) Luis Ramírez Corso, se sumaron 70 personas más a las que se les niega la liquidación conforme a la ley.
Los ex trabajadores de Oro Negro buscaron la asesoría de un abogado, con el fin de poder actuar de manera legal en contra de los directivos. Más de 100 obreros se encontraban fuera del hotel donde estaban hospedados cuando les fue notificado de manera indirecta que ya no tenían empleo. Al sitio llegó Jesús Manuel Jaume Ruiz, abogado especialista en temas laborales, quien brindó asesoría a los trabajadores.
Expusieron que algunos directivos llegaron específicamente a notificarles del despido masivo y les dijeron: “Háganle como quieran, Vayan a los Tribunales”.
Al ver las pocas esperanzas de reinstalarse en sus espacios laborales y la falta de diálogo, agrupados por estado y plataforma decidieron interponer acción legal ante las instancias correspondientes. Por su parte Jaume Ruiz, dijo que como este caso hay muchos más en la zona Sureste, pero en Tabasco y Campeche son los estados donde se presenta esta crisis.
Dijo que la industria petrolera se vino abajo desde hace dos años; “los casos de despido injustificado han incrementado, estos llevan años, por lo que es necesario el embargo precautorio de bienes para garantizar el pago de las prestaciones de los ex obreros”, dijo.
Lamentó que las nuevas leyes no defiendan al trabajador y se den largas en los casos ante el elevado número de denuncias, que se lleven mucho tiempo y se implemente el llamado “tortuguismo”; los cambios en las juntas de titulares retrasan laudos o sentencias.