Refinanciamiento por 271 millones de pesos

7

Por Félix Marín

CARMEN.- Durante la octava Sesión Ordinaria de Cabildo se aprobó el refinanciamiento del municipio por más de 271 millones de pesos, pero lo que no se aclaró fue de dónde saldrá el dinero para pagar los honorarios superiores a los cinco millones de pesos que el despacho encargado de realizar esta modificación cobrará.
Se confirmó que dicho refinanciamiento ya había sido autorizado por los diputados locales, antes que el Cabildo de Carmen lo hiciera para adecuarla a los nuevos lineamientos, a lo que el regidor Venancio Rullán Morales cuestionó debido a la millonaria cantidad que el despacho de abogados cobrará. Ante ello, pidió al alcalde una explicación para saber de dónde sacará dicha cantidad pero no recibió ninguna respuesta.
Por su parte, los regidores del Partido Acción Nacional (PAN), Mayela Cristina Martínez Arroyo, Jorge Alberto Nordhausen Carrizales y el síndico de Hacienda, José del Carmen Gómez Quej, aseguran desconocer el tema debido a que la contralora Zobeida de Lourdes Torruco Selem se niega a informar a los cabildantes el asunto porque el edil Pablo Gutiérrez Lazarus no ha trasparentado el manejo de las finanzas de la Comuna.
A este reclamo se sumó el noveno regidor de la fracción priista, Venancio Rullán Morales, quien acusó al alcalde de mantener ocultos los resultados de las auditorías y observaciones que se hacen por el uso ilegal de los recursos del erario público, al parecer por un quebranto a las finanzas.
Cuestionados sobre el probable daño a la Hacienda Pública por 374 millones de pesos que la Asecam observó, los cabilderos aseguraron no tener el panorama completo por el hermetismo de la contralora municipal.
José del Carmen Gómez Quej, síndico de Hacienda, debería ser el primero en brindar la información pero Pablo Gutiérrez Lazarus lo mantiene al margen, a pesar de que su deber es ordenar las cuentas públicas.
El regidor aclaró que Zobeida Torruco ha tenido reuniones con directores de áreas donde pudiera estar el problema, pero guarda hermetismo con los regidores por proteger al edil.
Martínez Arroyo dijo que los únicos que saben lo que sucede con el dinero son los servidores cercanos al alcalde y que no le pedirán cuentas porque también ellos se benefician del dinero ajeno.