Pescadores pasean por mar a la Virgen del Asunció

51
Misa
Los hombres de mar participaron con entusiasmo en este recorrido de la imagen.

Como cada año, la Virgen de la Asunción fue transportada a bordo de una embarcación ribereña por la Laguna de Términos, dentro de los festejos patronales en su honor en el barrio más antiguo de la isla, El Guanal.

La imagen mariana cumplió otro año más de dar bendición al hombre de mar, principalmente al sector ribereño.

La fe desbordada de ciento de feligreses se vio reflejada ayer domingo durante el paseo por la Laguna de Términos. La tradicional feria del Guanal reúne a cientos de guanaleños y parte del sector pesquero de la Manigua, Caracol y Arroyo Grande, quienes dan gracias por un año más de cuidarlos y llenarlos de bendiciones cuando salen a la mar.

La imagen de la Virgen de la Asunción salió de la parroquia del Guanal a las 9 de la mañana, en el barrio del mismo nombre. En medio de cantos y rezos, los fieles llevaron la imagen por varias calles hasta el malecón de Arroyo Grande, donde fue subida a la embarcación ribereña “Sally”, que la llevó a recorrer parte de la Laguna de Términos.

El fervor de los habitantes de este barrio antiguo se vio reflejado en cantos y alabanzas entonados al paso de la Virgen por el malecón de la ciudad, donde decenas de devotos se dieron cita en las inmediaciones de la calle 20 del malecón.

El recorrido tuvo una duración de más de tres horas. La embarcación que llevaba la imagen fue acompañada por más de 17 embarcaciones ribereñas que fueron adornadas con globos.

La sagrada imagen recorrió la playa Manigua, Caracol y el Arroyo Grande. También se visitó la casa de los pescadores ribereños, quienes desde hace 15 años siguen con el tradicional paseo por mar.

LA MISA

La misa de acción de gracias de la Virgen de la Asunción se realizó en las inmediaciones del Arroyo Grande, sector que alberga a poco más de 200 pescadores ribereños de la isla. El párroco de la iglesia, Juan Pablo Valadez Zavala, indicó que Carmen es una tierra de pescadores.

“Hoy me queda claro que el trabajo de los pescadores en la mar, que realizan a diario, así como el salir y enfrentarse a la naturaleza, requiere de mucha experiencia y sobre todo de la bendición de la madre de dios”, subrayó.

Por ello, dio su bendición a los pescadores ribereños del Arroyo Grande y de los otros sectores.

Recordó que de acuerdo con las sagradas escrituras, Dios creció en una comunidad de hombres de mar, por lo que María siempre pedirá y intercederá por los pescadores.