Objetos flotantes, un peligro para ribereños

25

Las embarcaciones de Oceanografía abandonadas en el mar no solo representan un riesgo para el medio ambiente por la contaminación que generan, también afectan las playas y ponen en peligro a los pescadores quienes tienen que evadir objetos que flotan en el agua al salirse de su sitio, como el caso del barco “Caballo Eclipse”.
El propietario de la embarcación ribereña “Doris I”, Manuel Arévalo Muñoz dijo que los ribereños corren peligro por la gran cantidad de artículos que flotan en el mar donde, por la baja profundidad, ocasionan severos daños a sus naves ya que con las prisas y en la oscuridad cuando salen a trabajar de madrugada, no se percatan de los cables de acero, tanques, mangueras, maderos, entre otras cosas que se han desprendido del barco hundido.
Aseguró que ya presentaron diversas denuncias ante la Capitanía de Puerto para que los buques de la Secretaría de Marina busquen y recojan los desechos, pero hasta ahora no han recibido respuesta.
“Si nosotros recogemos los desperdicios nos quedamos sin espacio en las lanchas, además de que algunas de las cosas que flotan son muy pesadas, así que debemos dejarlas a la deriva”, afirmó.
En la zona del nuevo atracadero del Puerto Isla del Carmen recalaron cuatro tanques de 200 litros algunos de aceite y otros de combustible, mientras en las playas de la colonia Tierra y Libertad arribó la lancha de rescate conocida como “Mandarina” destruida, y en Playa Norte se pueden apreciar residuos de madera, cuerdas, equipos de supervivencia y muchos objetos más.
Durante el recorrido en aguas del Golfo de México se encontró flotando un objeto conocido como “viuda”, se trata de una canastilla utilizada en la industria petrolera para trasladar a los obreros desde el barco a una plataforma.

Información: Félix Marín