Jirafa murió de un shock hipovolémico

14

Por: Félix Marín

El titular de la Dirección de Servicios Públicos y Zoológico, Néstor Solana Ramos, informó que el reporte de la necropsia aplicada a la jirafa “Melman” arrojó que la causa de la muerte del ejemplar macho de 5 años de edad fue por shock hipovolémico, síndrome complejo que se desarrolla cuando el volumen sanguíneo circulante baja a tal punto que el corazón se vuelve incapaz de bombear suficiente sangre al cuerpo, asociado a timpanismo y a la retención de líquidos en terceros espacios, en relación con la incapacidad de incorporarse del animal debido a una lesión en el cuello.
Al señalar que el shock hipovolémico es un estado clínico en el cual la cantidad de sangre que llega a las células es insuficiente para que éstas puedan realizar sus funciones, dijo que este tipo de choque puede hacer que muchos órganos dejen de funcionar, por lo tanto es una emergencia.
Reveló que el animal tenía un peso aproximado de 800 kilogramos y su deceso tuvo lugar el jueves 16 de noviembre de 2017, tras hallarse en recumbencia, o en decúbito, incapaz de levantarse por sus propios medios, la mañana del miércoles 15 de noviembre en su área de exhibición.
Indicó que ante esta situación se le reubicó dentro del área de resguardo, donde se le brindó la atención médica requerida, ya que presentaba una notoria alteración en la morfología del cuello, siendo incapaz de incorporarse y recibiendo la asistencia necesaria.
“Ante dicha condición, se le dio tratamiento y como parte de éste se le administró solución Hartman y Meloxicam a razón de .2 mg/kg; sin embargo, a pesar de los esfuerzos, el ejemplar no tuvo una evolución favorable y falleció en la madrugada del jueves”, declaró.
El jueves 16 de noviembre se realizó la necropsia, arrojando los siguientes hallazgos: Hematoma en la región entre C2 y C3, y solución de continuidad en el músculo entre C4 y C5; edema submandibular y anillo timpánico, asociados a la recumbencia.
Finalmente, comentó que en consecuencia, la muerte del animal se debió a un shock hipovolémico asociado a timpanismo y a la retención de líquidos en terceros espacios, en relación a la incapacidad de incorporarse debido a la lesión en cuello.