Inician festejos en honor a la Virgen del Carmen

21

Ante cientos de feligreses iniciaron los festejos por todo lo alto en honor a la Virgen del Carmen, en el Santuario Mariano Diocesano, donde en punto de las 22:00 horas de ayer interpretaron las Mañanitas.
El cantante Luis Damián y la excelsa interpretación de la viola I, Melisa Terán, unieron sus talentos para rendir tributo a la patrona de los carmelitas, con la participación de las autoridades municipales y estatales, así como la presencia de la reina de Juegos Florales Nacionales, Viviana Gallegos Espadas.
Al unísono las voces de los fervientes cristianos resonaban entre las paredes del Santuario Mariano, al igual que a las afueras de ese recinto, ya que la afluencia de los creyentes fue tal que el Santuario Mariano Diocesano de la Virgen del Carmen, como cada año, fue insuficiente para albergar a todos sus devotos.
La emoción por festejar un año más a la venerada imagen fue tal que conmovió a algunos asistentes al grado que derramaron algunas lágrimas, ante los actos de fe que en muchos creyentes han visto realizados.
Unos llegaron en sillas de rueda, otros más apoyados por aparatos especiales, no importaron las horas de espera ni el cansancio de venir desde lejanas tierras, solo con la intención de cumplir su manda y vivir la fiesta en honor a la Virgen del Carmen.
Luego de las emotivas Mañanitas, se escucharon fuertes aplausos que creó un ambiente único y casi mágico, pues la energía provocaba verdaderamente sentir hasta en el último poro de la piel el júbilo de la grey católica.
Cabe mencionar que, en esta magna velada en honor a la patrona del pueblo carmelita, la soberana de los Juegos Florales “Viviana I”, depositó un hermoso arreglo floral para la Virgen.

301 AÑOS DE VENERACIÓN Y MILAGROS
Por otra parte, debido a que este año se cumplieron 301 años de veneración a la Virgen del Carmen, el altar mayor fue decorado con flores cultivadas por campesinos poblanos, quienes cada año agradecen las bendiciones de la patrona de los carmelitas, cuya imagen llegó procedente de Cádiz, España, hace 296 años en una embarcación, y desde ese momento inició una de las más grandes fiestas, que encierran miles de historias y milagros de fe.
El rector del Santuario Mariano Diocesano de Nuestra Señora del Carmen, José Francisco Díaz Vera, señaló que desde hace cinco años ha estado al frente del Santuario, y ha escuchado historias de actos de fe y de protección a la Isla.
Resaltó que cumplió 21 años de haber sido nombrado Santuario Mariano Diocesano de Nuestra Señora del Carmen, hecho que de igual manera se festeja por los logros que ha tenido, además de la afluencia de visitantes.

LEYENDAS DE FE
“Se dice que la Virgen del Carmen en los tiempos de tormentas o cuando se daba algún acontecimiento del tipo natural, bajaba de su altar y recorría las costas de la Isla, como símbolo de protección para que quienes habitaban en ese entonces el poblado ‘Isla de Tris’ no les pasara nada y estuvieran protegidos de todo mal”, subrayó.
Indicó que muchos de los feligreses cuando pasan a besar a la Virgen le buscan los pies, pues se dice que en aquél entonces Faustino Rebolledo le ataba los pies a la imagen para que no se saliera a caminar por la orilla de la playa.
Como estas leyendas, se han contado muchas historias, como fue su llegada a la ciudad en medio de una tormenta y el capitán del barco que la traía desde España sufría de una enfermedad en la mano, pero cuando inició la travesía en medio de la tempestad, la Virgen lo curó para que llegara a puerto de abrigo sin problema alguno.
La Virgen del Carmen es muy milagrosa, por lo cual cada año cientos de personas, tanto de la Isla como de varios estados de la República, traen consigo sus “milagritos”, incluso figuras de oro que son colgadas en el vestidor de la imagen, como símbolo de agradecimiento como una promesa o manda.

Información: Paloma Brito/Valentín Mendoza