Gaseras ponen en riesgo a habitantes de comunidades

21
Conductores de las pipas de las empresas gaseras venden el gas a granel.

Por: Gabriel Viche

En las comunidades del municipio de Carmen, las empresas gaseras violentan impunemente la norma nom-em-003-asea-2016 que prohíbe que las pipas rellenen tanques de 20 kilos en las calles, pues esto representa un peligro para los habitantes de las casas cercanas de la zona donde se realice la ordeña del tanque principal.
El coordinador de Capacitación del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Carmen, Carlos Roberto Candanedo Hernández, dijo que en las comunidades del municipio de Carmen, las empresas gaseras violentan impunemente la norma Nom-em-003-asea-2016 que prohíbe que las pipas rellenen tanques de 20 kilos en las calles pues esto representa un peligro para los habitantes de las casas cercanas de la zona donde se realice la ordeña del tanque principal.
Precisó que en el poblado de San Antonio Cárdenas, los conductores de las pipas de las empresas “El Gallito” y “Tomza”, venden el Gas LP a granel, y habitantes pagan desde 50 hasta los 450 pesos, sin tomar medidas de seguridad que marca la Ley de Protección Civil del Estado de Campeche.
Estos camiones solo deben usarse para dotar del combustible a los tanques estacionarios que cuentan con las medidas de seguridad para que sea un trabajo seguro, pero ponen de excusa que no hay una gasera cerca y resultaría más costoso llevar los tanques hasta la isla del Carmen para su relleno.
Explicó que las empresas gaseras tienen prohibido que sus pipas rellenen tanques de 20 kilos en las calles y que la regulación de las ventas compete a la Secretaría de Energía así como autoridades de Protección Civil.
Al cuestionar a los vecinos que se mostraron inconformes con este tipo de acciones, señalaron que las empresas tienen un acuerdo con el comisario del poblado para dejarlos actuar como se les pegue la gana, a pesar del riesgo que esto conlleva.
por lo cual piden que la Dirección de Protección Civil de Carmen tome acciones y sancione, que no esperen que haya una desgracia para tomar cartas en el asunto.