El sector de la construcción atraviesa por severa crisis

13
Trabajadores que se quedaraon en Carmen tienen esperanza en la llegada de empresas extranjeras.

En los últimos tres años, el sector de la construcción en Carmen cruza por la peor racha de su historia en la isla, pues el 71 por ciento de los mil 200 integrantes que tenía el Sindicato de Alarifes de Carmen decidieron irse de la Isla para buscar oportunidades de trabajo en estados vecinos como Yucatán, Quintana Roo, Tabasco y Veracruz, dio a conocer Alonso Medina López, secretario general del Sindicato Único de Trabajadores Alarifes de Carmen (SUTAC).
Dijo que el oficio es uno de los primeros, es un trabajo poco valorado y también uno de los peores pagados, a pesar de conjugar experiencia, habilidad y fuerza para que la obra sea de calidad.
Aseveró que la mayor parte de los hombres que se dedican a este oficio lo aprenden entre obra y obra, iniciando como ayudantes para cargar todos los insumos para la obra, desde los ladrillos hasta los sacos de cemento, la arena y la grava, mientras que el albañil se encarga de colocar la cimbra, preparar las mezclas y colocar las varillas rectas, usando una plomada.
Señaló que este trabajo se realiza ante la mirada del maestro albañil, generalmente de avanzada edad que por su experiencia solo se dedica a dirigir a los demás trabajadores o bien, porque fue quien consiguió el contrato para la construcción, pero es el responsable de que todo se haga conforme a las especificaciones que dio el arquitecto.
Comentó que las remuneraciones, en su opinión, no reflejan el trabajo tan extenuante y físico que realizan, pues inician desde las 6:00 de la mañana hasta las 16:00 horas todos los días, menos los sagrados domingos de descanso, pues el salario semanal de un ayudante ronda entre los mil 300 pesos, mientras que el albañil gana dos mil 500.
La albañilería no solo se encarga de levantar paredes o recubrirlas, explica Medina López, “también debemos conocer cómo se colocan las tuberías de agua potable, las redes eléctricas o de fibra óptica, los ductos de calefacción y las aguas servidas. No es una tarea sencilla y se aprende cada día”.
Finalmente comentó que espera que con la llegada de las empresas petroleras y de Petróleos Mexicanos (Pemex), que requieren de infraestructura, las obras se reactiven y puedan obtener trabajo que les permita llevar dinero a sus hogares.

Información: Gabriel Viche