Destapan ecocidio y presunta corrupción

37

Una serie de presuntas complicidades entre el presidente municipal de Carmen, Pablo Gutiérrez Lazarus, y la empresa concesionaria de la recoja de la basura en la isla, Promotora Ambiental de la Laguna (PASA) ponen en grave peligro a cientos de especies en la Laguna de Términos, además que dejarían en claro una estela de corrupción.
De acuerdo con una investigación presentada en el programa de televisión Zona Pública, que transmite el canal Efekto TV, Gutiérrez Lazarus, pese a todas las irregularidades que comete PASA, estaría negociando la renovación anticipada -concluirá dentro de dos años- del contrato de concesión, a cambio de recibir 60 millones de pesos, que no entrarían a las arcas municipales, se especuló en el programa.
Según los conductores de la emisión, Mauricio Rafful y Guillermo Vázquez Handall, el dinero que recibiría el alcalde sería utilizado para la campaña política de Gutiérrez Lazarus en busca de ser diputado federal. Por ello, pidieron al Congreso del Estado que se abra una investigación contra el presidente municipal, a fin de impedir la posible corrupción y, si aplica, proceder a juicio político.
“Si PASA logra anticipadamente ampliar la concesión, incluso antes de que termine el actual contrato, estará comprando impunidad para seguir operando un negocio que le da ingresos muy grandes, pues tiene un predio gratuito, que es un tiradero a cielo abierto y que fue otorgado para recibir residuos sólidos, pero ha recibido también residuos de la industria petrolera”, explicó Rafful.
La emisión señaló que la concesión fue otorgada a Promotora Ambiental de la Laguna (PASA) con errores por parte del Ayuntamiento, entonces encabezado por otro ex alcalde panista, Jorge Rosiñol Abreu, en 2005.
Entre las irregularidades se señala que el contrato especifica que el responsable es el municipio, no el Ayuntamiento, de entregar la concesión. Además, el ex alcalde Rosiñol Abreu entregó a PASA un terreno en comodato, pero sin obligarla a cumplir con las leyes ambientales. Una consultora privada realizó un estudio y determinó que el predio otorgado para el manejo de los desperdicios no cumplía con los requisitos legales para ser relleno sanitario.
En 2010, la delegación de Profepa informó que cinco años después de que fue otorgada la concesión, PASA no había cumplido con la regularización de sus trámites y permisos para el transporte de residuos hasta el predio.
Profepa y Semarnat han clausurado y sancionado a la empresa, pero no el Ayuntamiento, como debería de ser. Un ejemplo del daño ecológico es que el taller donde reparan los camiones, vierten aceites directamente a la tierra y no cuentan con instalaciones adecuadas. La multa fue de 3 millones de pesos en 2015 y 2016, en este año encontraron que no fueron subsanadas las irregularidades.
En ese entonces, PASA estaba construyendo un bordo de contención, en el predio ubicado junto a la Laguna de Términos, pero sin el Manifiesto de Impacto Ambiental. La contaminación es evidente por todos los líquidos y escurrimientos que se vierten de los desperdicios que maneja la empresa concesionaria de la recolección de basura.
La contaminación que se genera afecta no solo la isla de Carmen, pues la Laguna de Términos está interconectada con la Sonda de Campeche, donde están asentadas empresas de Estados Unidos, Italia y Francia, por citar algunas.