Denuncian acoso y extorsión

8
Ambulantes de la zona centro de la ciudad se dicen cansados del acoso que sufren al vender sus productos.

Un grupo de comerciantes ambulantes de la zona centro de Ciudad del Carmen, así como ciudadanos molestos, se pronunciaron en contra de la manera prepotente con que se conduce el personal de Gobernación Municipal, quienes presuntamente los acosan, amedrentan y, sobre todo, extorsionan.
Al parecer, como parte de esta situación, ayer por la mañana, personal de la Coordinación de Gobernación Municipal desalojó a vendedores ambulantes de la calle 20, con 39 y 37, de la colonia Centro, a unos pasos del mercado “Alonso Felipe de Andrade”, a quienes les dijeron que si no tenían permiso no podían vender, por lo que les indicaron que debían de pasar al Palacio Municipal para regularizarse.
Los mismos comerciantes han llegado a señalar que prefieren no hacer sus trámites en esta administración que ya está por concluir y esperarse hasta que entre en funciones el presidente municipal electo de Carmen, Óscar Rosas González, para ver la manera de trabajar.
Los afectados señalaron que Rosas González prometió que sería mucho más consciente, por lo que incluso han decidido dejar de vender sus productos estos próximos siete días para no arriesgar su poco patrimonio.
Dijeron que mientras esto sucede, personal de la Coordinación de Gobernación continúa con el acoso en contra de los vendedores ambulantes que se encuentran en el primer cuadro de la ciudad.
Y es que las autoridades del Ayuntamiento del Carmen atraviesan por una severa crisis financiera debido al embargo de las cuentas públicas por parte del empresario J.N.G, por el incumplimiento del pago por cinco millones de pesos del extinto Juan Gabriel, quien cantara en el Carnaval Carmen 2016.
Uno de los inconformes, quien se rehusó a dar su nombre por miedo a represalias, aseveró que ante esta situación de embargo, el alcalde Pablo Gutiérrez Lazarus ha recurrido a las autoridades de la Coordinación de Gobernación Municipal para poder sacar fondos y no incumplir con los pagos a los trabajadores sindicalizados, quienes amenazan con realizar un paro laboral.

Información: Félix Marín