Continúan dimes y diretes en la Canaco-Servytur

25

Los problemas entre socios de la Cámara nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco-Servytur) de Ciudad del Carmen ya se convirtieron en chismes de lavadero, pues después de que el pasado lunes, ante el subsecretario de Gobierno “C”, Carlos Arjona Gutiérrez, “limaron” asperezas y acordaron trabajar en concordancia, ahora resulta ser que el presidente del organismo, Silvestre Fuentes Flores, denunció a los disidentes por dar a conocer acuerdos que ponen en riesgo esta organización.
Los integrantes de esta Cámara, Eleuterio Castro Verdejo, Nínive Valencia Vázquez y Sergio Alberto Martínez, manifestaron que pese a la conciliación lograda, Silvestre Flores Fuentes, hizo efectiva la denuncia interpuesta en contra de socios inconformes, lo que pone en riesgo todos los acuerdos logrados con quienes encabezan el repudio en su contra, por el desvió de recursos del ente autónomo.
Los disidentes señalaron que la actitud de Fuentes Flores pone en peligro el acuerdo para reactivar la Canaco con él al frente hasta el proceso de elección de manera democrática y transparente.
Los tres líderes del movimiento comercial en contra del presidente de la Canaco, recibieron citatorios del Agente del Ministerio Público de la Vicefiscalía para que se presentaran a una diligencia, pero no recibieron los oficios, indicó Eleuterio Castro Verdejo.
Aseveró que el día de ayer se reunieron los disidentes de nueva cuenta con Carlos Arjona, titular de la Subsecretaría “C” de Gobierno, para enterarlo de que Silvestre Fuentes Flores había incumplido con su parte en el acuerdo, por lo cual no están obligados a continuar con la entrega del edificio administrativo de la Canaco tomado desde el 22 de marzo.
“Hasta el miércoles respetaremos los acuerdos firmados, pero si la otra parte no cumple, nosotros continuaremos con nuestro movimiento y no entregaremos el edificio”, afirmo Eleuterio Castro.
Aseveró que las demandas en su contra son improcedentes, pues la Canaco es autónoma y todo lo que pase a su interior debe ser analizado por la asamblea general y el comité directivo, ya que no hay robo, ni despojo ya que son los propios socios de la cámara lo que tomaron las instalaciones.

Información: Félix Marín