Carmelitas viven fervor guadalupano

15

Por: Iván Zavala

Miles de carmelitas mostraron fe y devoción por la Virgen de Guadalupe ayer durante todo el día, al acudir a la iglesia del mismo nombre para agradecerle los favores concedidos.
Desde temprana hora del miércoles, cientos de familias se arremolinaron en el cruce de las calles 19-A y 36-C para llevar ofrendas florales, económicas y despensas y dar una pequeña muestra de devoción a la Virgen del Tepeyac, mientras los niños vestían sus tradicionales trajes de San Juan Diego y las niñas iban de Marías, a modo de promesa.
La señora Romana Acosta, quien participa en esta actividad desde hace más de 25 años recordó que siempre iba con sus hijos para dar gracias a la madre de los carmelitas, ahora se acompaña de sus nietos para conservar la bella tradición en el hogar.
“Es bonito, desde hace años yo traía a mis hijos, ahora ellos traen a los suyos y yo los acompaño. Esta es una tradición para darle gracias a la madre de Dios, por fijarse en este pueblo y vestirse como nosotros, le agradecemos que nos cuide y que interceda como la madre que es para que Dios también nos cuide”, expresó.
Desde cuetes, voladores y demás pirotecnia sonaron durante la madrugada del 12, además de múltiples procesiones de familias que desde hace varios años realizan esta significativa acción. También, en múltiples hogares se ofrecieron rezos, concluyeron novenas y celebraron en reuniones familiares y de vecinos a todas las Lupitas.

FESTEJO SEGURO
Durante la congregación de familias a la iglesia de Guadalupe fue muy notoria la presencia de agentes de Seguridad Pública, de Vialidad y Tránsito, de Protección Civil y hasta los bomberos, que como cada año salvaguardan la integridad de la gente.
Por su parte personal de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) se mantuvo vigilante de que no haya exceso en los precios de los 40 comerciantes que se instalaron alrededor del templo.