Por: Gabriel Viche

A pesar de la promesa de las autoridades de redoblar la vigilancia en la ciudad continúan los robos a comerciantes de artesanías instalados en el parque “Ignacio Zaragoza”, donde el señor Miguel Ruz Arias fue víctima de la delincuencia que asaltó su local.
Los vendedores alzaron la voz una vez más para exigir al director de Seguridad Pública, Vialidad y Tránsito Municipal, Carlos del Rivero Galán que se ponga a trabajar y que los agentes vigilen la ciudad.
Ruz Arias dijo que el colmo de la situación es que habiendo policías en el módulo junto al Santuario Mariano Diocesano ubicado a 50 metros del parque “Zaragoza”, no se den cuenta que amantes de lo ajeno destruyen rejas y se metan a los locales a robar artesanías, ropa, bisutería y demás herramientas de trabajo.
Incluso –expresó– podrían ser los mismos policías y vigilantes del Ayuntamiento los que comenten estos delitos o estén coludidos con los maleantes, pues romper la reja no lleva minutos y genera ruido, además de que meterse a un lugar público sin ser visto, es demasiado ridículo para decir que no escucharon nada.
En menos de dos meses se han reportado 10 robos a artesanos quienes lamentan las pérdidas y el desamparo en que quedan, pues difícilmente pueden volver a invertir, aunado a la pérdida de mercancía e insumos para trabajar.
El artesano junto con sus colegas pide a la autoridad organizar un operativo de seguridad para dar con los ladrones y que garantice más seguridad, pues lo único que quieren es trabajar para poder vivir.