Verifican los casos de contaminación por ruido

34

En coadyuvancia con los Ayuntamientos, la Procuraduría Ambiental de Campeche lleva a cabo las verificaciones para determinar si existen casos de contaminación por ruido, ya que pese a ser la Comuna el ente responsable esta dependencia, que encabeza José Bravo Negrín, examina dicha situación en el estado.

Actualmente, la contaminación acústica o por ruido es una de las mayores preocupaciones en las áreas urbanas ante su crecimiento desproporcionado en las últimas décadas, ya que a mayor urbanización hay más ruido, como en los casos de ruido por automóviles, negocios que utilicen música como en el caso de la calle 59, entre otros factores.

Bravo Negrín señaló que “hemos realizado algunas verificaciones que nos han solicitado; con los Ayuntamientos actuamos de manera coordinada, pero ellos son los

competentes para iniciar un procedimiento, en caso de detectar contaminación por ruido”.

ATIENDEN DENUNCIAS

Dijo que esta dependencia atiende todas las denuncias que entran en los casos de sonido; sin embargo, indicó que el Ayuntamiento es el único facultado para iniciar procedimientos, clausurar y multar en caso que así se determine.

Resaltó que se han llevado a cabo las verificaciones, principalmente en el Centro Histórico de la ciudad, mientras que en Champotón y Ciudad del Carmen se han realizado en las áreas más comerciales.

Todas las denuncias que llegan sobre ese tema a la Procuraduría son transferidas a la Comuna, esto después de verificar que exista esta situación, ya que se tiene al personal capacitado, los sonómetros y todo lo necesario para realizar una primera inspección para armar un expediente, el cual luego se pasa al Ayuntamiento para que ellos realicen lo que consideren.

Incluso, se ha tenido registro de que varios vecinos se ponen de acuerdo para denunciar una situación que les afecte a todos, para acumularse en un mismo expediente y éste sea resuelto de manera rápida y eficaz.

Cabe destacar que el ruido y la problemática que desencadene dependerá de la sensibilidad de cada persona;

sin embargo, a partir de un cierto volumen todas las personas sienten molestias, entre las que destacan estrés, trastornos del sueño, pérdida de atención, dificultad de comunicación, pérdida de oído, afecciones cardiovasculares, conductas agresivas, dificultad de convivencia, pérdida de valor de los inmuebles, retraso económico y social, entre otros efectos.

 

por: Ana Patricia Peña Uj