Suspenden tres casas de empeño en Campeche por anomalías

59
La Profeco corrobora que la tasa de interés que perciben las casas de empeño por el servicio se encuentre a la vista y en el caso de las boletas, los términos y condiciones, que sean legibles y entendibles

En lo que va del año la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) ha suspendido tres casas de empeño por no especificar al cliente la tasa de interés a cobrar por sus préstamos, dos de ellas en la ciudad capital y una más en el municipio de Carmen, informó su delegado en Campeche, Rafael Vicente Montero Romero.
Debido a la cuesta de enero, el repunte de personas que acuden a estos espacios de préstamo prendario es mayor a cualquier otra temporada, solo por debajo de agosto por el inicio del nuevo ciclo escolar. Por ello, la delegación Campeche ha comenzado con los operativos en las diversas casas de empeño del Estado para detectar cualquier anomalía que afecte al consumidor.
Aclaró que todos los negocios de este giro en el Estado son verificados. Se corrobora que la tasa de interés que se percibe por el servicio se encuentre a la vista y en el caso de las boletas, los términos y condiciones, que sean legibles y entendibles.
Recalcó que otro aspecto a corroborar es que el valuador detalle perfectamente sus derechos y obligaciones al cliente antes de que se firme el contrato.
Indicó que en total hay 80 casas de empeño legalmente establecidas, por lo que esta estrategia se extiende también para verificar que los negocios prendarios de recién creación cuenten con su contrato de adhesión, licencia ante Hacienda y ante el municipio.
“Acabamos de hacer una suspensión de servicios en dos casas de empeño aquí en Campeche y ya tenemos el reporte de otra en un negocio del municipio de Carmen porque no tenían a la vista el porcentaje que le estaban cobrando a la persona”, reiteró.
Sobre los establecimientos suspendidos, el defensor del consumidor adelantó que seguirán un proceso de juicio para el deslinde de responsabilidades, las multas en estos casos pueden ir desde los mil 900 pesos hasta un millón 900 mil pesos. De haber reincidencia, se les puede cancelar su permiso de funcionamiento.

Información: Anabel Martínez / Foto: José D. Beytia