Suman 315 casos de varicela en Campeche durante este año

32
A pesar de que no se ha registrado un brote anormal de varicela, el IMSS llamó a la población a prevenir complicaciones de esta enfermedad

El jefe de Prestaciones Médicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Francisco Rodríguez Ruiz, informó que al corte de mediados de marzo existe un registro de 315 casos de varicela, lo que representa 50% menos que el año pasado que fueron 760 casos. Sin embargo, se prevé cerrar la temporada con cifras similares debido a que el apogeo de esta enfermedad es de marzo a abril.
Señaló que este padecimiento puede propagarse de manera rápida entre la población, en particular entre los niños, porque la varicela es una infección causada por un herpes-virus que principalmente ataca a menores de 10 años de edad.
Al ser un mal común en la infancia, aclaró que los adolescentes y adultos que no han padecido la enfermedad tampoco están exentos, además de que puede provocar problemas más graves.
“Las enfermedades comunes de la niñez provocan erupciones como sarampión, rubiola y varicela, las cuales provocan muchos menos síntomas y dificultades cuando se presentan en la edad temprana que cuando nos da en la adultez. No se sabe la razón, pero el adulto es más susceptible a sufrir agravamientos derivados de estas enfermedades”, expuso.
Aseguró que no se ha registrado un brote anormal, pero llamó a la población a prevenir complicaciones porque puede provocar neumonía, encefalitis o síndrome de Reye, así como una serie de patologías que se asocian con este mal debido a que inmunodeprime al sujeto.
Este mal viral tiene un periodo de incubación y desarrollo de dos semanas, pero es contagioso desde el inicio hasta el final; empieza desde que se entra en contacto con el virus hasta que se desarrolla la enfermedad. En el caso de varicela puede ser de siete a 21 días, pero el promedio es 24 días. Detalló que la enfermedad se divide después en etapa prodrómica, otra eruptiva y una de convalecencia.
El periodo prodrómico es cuando la persona aún no se sabe que tiene el padecimiento, pero se empieza a sentir mal, le duele la cabeza, los ojos, el cuerpo y tiene fiebre. Después viene la etapa exantemática, en el que aparecen las lesiones típicas: una pápula, vesícula, costra y cicatriz. La siguiente es de convalecencia, que es cuando se caen las costras y el individuo entra en remisión.
Indicó que si la persona ya padeció este mal y entra en contacto estrecho con el virus, puede desarrollar la enfermedad herpes zóster, que es semejante a la varicela y ataca las raíces nerviosas. Lo más frecuente es que en la parte de los nervios intercostales salgan unas lesiones similares a una quemadura, lo que es muy doloroso.
Por tal motivo, recomendó no acercarse a quienes tienen la enfermedad y evitar ingerir ácido acetilsalicílico, así como sus derivados, como aspirinas, porque puede provocar complicaciones que puede llegar hasta la muerte.
“El tratamiento es sintomático, controlamos la temperatura por medios físicos si no se puede con medicamentos antitérmicos, que no sean ácido acetilsalicílico ni sus derivados, porque está comprobado que pueden provocar una encefalopatía que se llama síndrome de Reye”, expuso.
Pidió a los padres de familia con niños con calentura que tienen varicela que administren paracetamol, acetaminofen o ibuprofeno, pero que eviten aspirinas y derivados.
Reiteró la importancia controlar la temperatura por medios físicos o antitérmicos, bañarlos de manera normal y si a caso ponerles algo sobre la piel, como es el óxido de zinc, calamina o aceite de almendras, para evitar la comezón e incluso dar antihistamínicos que impedir que el niño se rasque.
En el caso de individuos que pueden tener complicaciones, como los adultos, es preferible iniciar desde las primeras etapas con un antiviral que sea específico contra esos virus, como es el aciclovir que se administra con base al peso del paciente; en pediatría es de 15 a 20 miligramos por kilo al día.
También rechazó que es mejor que los niños tengan contacto con quien padece la enfermedad con la finalidad de que les dé cuando aún son pequeños y así evitar que sea más fuerte durante la adultez, así como el que sea bueno bañarse con hojas y otros remedios caseros para disminuir el tiempo y los efectos de la enfermedad. “No es la conducta correcta porque lo someten a un riesgo y pueden hacer que la enfermedad se agrave”, finalizó.

Información>