Siniestran 100 hectáreas en reserva de Balamkú

36
La acción del hombre es la principal causa de incendios forestales.

Daniel Castillo

Las quemas que se realizan con la intención de invadir terrenos se han convertido en un serio peligro al medio ambiente, sobre todo cuando ocurren en perjuicio de áreas naturales protegidas como Balamkú, donde recién fueron siniestradas más de 100 hectáreas.
Alberto Escamilla Nava, director de Patrimonio Ambiental, de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Campeche (Semarnatcam), informó que en la incendio se produjo en la zona núcleo de la reserva natural, lo que se considera inusual y descarta que se haya originado por quemas agrícolas.
“Fueron afectadas aproximadamente 100 hectáreas, lo que se considera inusual porque se trata de una zona sin actividad productiva agrícola por estar protegida, por lo que el siniestro pudo originarse por a la invasión de terrenos”, expuso.
Nava Escamilla precisó que se confirmó que el incendio es de pasto, pero se mantienen alerta para evitar que se propague hacia la selva.
De igual manera, el funcionario estatal dio a conocer que también han sido detectados incendios de terrenos agropecuarios que fueron desmontados de manera ilegal.
Recordó que iniciar la temporada de sequía y las quemas agrícolas, es fundamental que productores se sujeten al calendario de quemas establecido por la Secretaría de Desarrollo Rural, para evitar fuegos que se puedan salir de control ocasionar daños irreversibles al medio ambiente.

PERMISOS
Expresó poder realizar la quema controlada deben contar con los permisos que se expiden la Dirección de Protección Civil, de cada municipio, a fin de que reciban las indicaciones adecuadas para que no se afecte a terceros y cuete con el aval de los expertos.
“La recomendación principal es que se ajusten al calendario de quemas que ya fue publicado por la autoridad responsable, en donde se fundamenta que se debe obtener un permiso por parte de los municipios del Estado, por lo que es importante acudir a Protección Civil para que reciban la autorización”, comentó.
Dentro de los requisitos que necesitan los productores para obtener la autorización para realizar una quema agrícola, se encuentran las medidas preventivas como la llamada guardaraya, la cual debe tener las medidas necesarias para un buen control del fuego.
Escamilla Nava recordó que las condiciones climatológicas han sido muy extremas, sobre todo cuando se cerró el año con temperaturas muy bajas y sin lluvias, lo que genera que la vegetación se encuentre completamente seca, fácil de encenderse el descuido de una colilla de cigarro, por una quema agrícola mal hecha o incluso por el ‘efecto lupa’ por el mal manejo de desechos de vidrios.
“Es muy importante que esto se cumpla porque estamos en una temporada crítica, ahora combinado con las altas temperaturas y los vientos que se están presentando, son condiciones propicias para incendios forestales”, finalizó.