Sin alerta en el Estado por casos de lepra en Yucatán

36

Redacción Novedades

Los casos de lepra en Yucatán no son de alarma para Campeche, aseguró el secretario de Salud, Rafael Rodríguez Cabrera.
De acuerdo con la Secretaría de Salud del Gobierno Federal, en la semana epidemiológica número 44 con corte al 4 de noviembre, se confirmó el cuarto caso de esta enfermedad en Yucatán de este año, el cual corresponde a una persona del sexo masculino.
En entrevista, Rodríguez Cabrera dijo que a principios del 2017 se detectó un caso que se atendió a tiempo, pero que se le mantendrá vigilado durante 2 años más con los debidos estudios de laboratorio cada 6 meses, además de que se monitoreará a los que tuvieron contacto con el enfermo durante ese período, para garantizar que estén fuera de peligro.
También se notificó a la población con la finalidad de identificar a cualquier persona con esa sintomatología para que se le aplique el tratamiento lo más pronto posible y pueda cumplir con la higiene personal necesaria en estas situaciones, ya que en Campeche se cuenta con los estudios para detectarlo y el tratamiento para atenderlo.
Reiteró que no hay motivo de alarma porque no hay personas sospechosas de tener lepra, ya sea comprobado o detectado. Insistió en que que no se trata de una situación de alarma, sino de cuidado y ocuparse del enfermo. “Es una enfermedad que se transmite, no es fácil contagiarse, pero sí se puede dar si se mantiene contacto directo y puede presentarse varios años después del contagio”, detalló.
Señaló que una vez que se detecta se hacen las respectivas pruebas de laboratorio para conocer la bacteria que produce la lepra y de ahí se diagnostica para el inicio del tratamiento médico.
“El tratamiento se aplica durante el desarrollo de la enfermedad y aunque no se presente la patología, se tiene que continuar la vigilancia al paciente cada 6 meses y hasta 2 años después, pero lo más importantes es vigilar a los contactos del paciente enfermo”, añadió.
Como con todos los padecimientos, es fundamental prevenir a la población en caso de personas que pudieran llegar de otras entidades donde se han detectado enfermos de lepra.