Se unen para rescatar el palo de tinte

24

Empresarios con una visión de aprovechamiento sustentable, comunidades rurales e investigadores han unido esfuerzos para rescatar y conservar el palo de tinte en Campeche, indicó el profesor del Colegio de Posgraduados (Colpos) Campus Campeche e integrante de las cátedras del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Fulgencio Alatorre Cobos. Agregó que la institución académica forma parte de esa iniciativa.
En el Laboratorio de Biología Molecular y Genómica del Colpos Campus Campeche, con el respaldo de los investigadores Itzel López Rosas y Aída Martínez Hernández, se aplican técnicas de biología forense para ayudar a identificar la madera de ese árbol. También se realizan acciones para frenar su tráfico ilegal, ya que México no permite su exportación.
Dijo que de la tinta, antes usada para teñir telas, se extrae un colorante llamado hematoxilina que se emplea para colorear las muestras de biopsias en los laboratorios de histopatología.
“Estudiamos cómo se produce la hematoxilina en este árbol, lo cual podría tener aplicaciones en industrias biotecnológicas, pues hay reportes que contiene compuestos con actividad antinflamatoria, antibacterial, anticoagulante y anticancerígena, lo cual sugiere un potencial para el uso diversificado y de alto valor agregado”, detalló.
Para aprovechar este potencial se requiere la participación del gobierno federal y estatal, a través de sus respectivas instancias.
“Es alentador pensar que algún día las planicies de Campeche vuelvan a estar cubiertas de la hojarasca de árboles éek, a cuya sombra se refugien y aúllen los monos aulladores”, señaló.
Detalló que los árboles de tinte se dan en los suelos húmedos e inundables para crecer y de ahí, van formando pequeñas agrupaciones que se conocen como tintales.
Tras sobrevivir siglos de explotación y saqueo durante la época colonial, hoy en día los tintales están desapareciendo del paisaje campechano porque se queman y se talan para que los suelos húmedos y fértiles sean usados para sembrar monocultivos, como caña de azúcar o formar potreros.