Se deslinda Del Río de polémica con Pemex

39

Redacción Novedades

El presidente del Colegio de Corredores Públicos de Campeche, Emilio del Río Pacheco, negó ser socio de la empresa Sea Dragon de México, propiedad del esposo de la actual diputada federal del PAN, Rocío Matesanz, a la que Pemex otorgó un contrato irregular por 10,300 millones de pesos, para la renta por cinco años de una plataforma marina.
De acuerdo con documentos divulgados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, a través de Paradise Papers, la creación de dicha empresa se gestó un día después de que la paraestatal diera a conocer la convocatoria, misma que fue dada de alta un mes después ante el Registro Público de Ciudad del Carmen, por el empresario José Farrera Redondo, y constituida ante Del Río Pacheco.
Explicó que las empresas pueden constituirse en cualquier momento y cualquier condición, sin importar que sea antes o después de una licitación. Agregó que si alguien considera que se trata de un proceso irregular, que presente las pruebas.
“Yo como corredor público tengo la obligación de atender absolutamente a todos los ciudadanos que acudan ante mí a constituir sus empresas, efectivamente el señor Farrera acudió con nosotros a constituir su empresa, y en su oportunidad nos comentó las condiciones normales de cualquier empresario sin absolutamente nada irregular ni nada que pudiera considerarse fuera de sitio”, aseguró.
Ante las críticas que lo relacionan con un soborno para constituir dicha empresa, señaló que esto solo ocurre para los entes públicos y que los corredores son entes privados, así que no hay ningún acto de corrupción que se pudiera aplicar.
Añadió que está dispuesto a presentar las pruebas para aclarar esta situación, además de que estas mismas se encuentran en el Registro Público de la Propiedad del Comercio, donde está inscrita la sociedad.
Dijo no estar involucrado en un fraude millonario en los que se vio envuelta la ex directora de Comunicación Social del Ayuntamiento de Mérida, Cecilia Flores, en 2011, lo que le costó una inhabilitación en 2013 por seis meses.